Preparar y enterrar a los que fallecen fuera de la tierra del Islam

Pregunta: Se eminencia sabe los problemas y las dificultades que sufren los musulmanes en los países de los infieles para ajustar y organizar los asuntos de la vida y la muerte siguiendo el método correcto del Islam. Entre los asuntos que sufren los musulmanes en los Estados Unidos de América ( Número del tomo 8; Página 353) es preparar y enterrar a los muertos según las instrucciones del Islam. Algunos de los hermanos musulmanes que viven en este país opinan que hay que hacer intentos para reclamar a las autoridades gobernantes para que les puedan facilitar y permitir algunos procedimientos específicos para que los muertos musulmanes se laven y se entierren de la manera dictada por el Islam. Para hacerlo, es necesario tener una confirmación y una Fatwa de una entidad acreditada para confirmar a las autoridades que estos procedimientos son las que exige la Shari‘ah (Legislación Islámica), porque la Constitución de los Estados Unidos garantiza la libertad de las religiones, y por eso, recurrir a esta gestión puede ser lo más adecuado. Por eso, rogamos a Eminencia que tengan la amabilidad de aclarar por escrito las medidas necesarias respecto a la preparación y el entierro del muerto, según la Shari‘ah, y al ser posible, traducirlo a la lengua inglesa, sellarlo y legalizarlo para ser acreditado.


( Número del tomo 8; Página 354) Respuesta: si se confirma la muerte del musulmán, los que están alrededor deben cerrarle los ojos, atarle la boca, cubrirle, y prepararle rápidamente, empezando por lavarle según la Shari‘ah: lavarle las manos, y luego limpiarle las partes íntimas y hacerle la ablución; luego lavarle la cabeza y la barba con agua y azufaifo o algo similar sea jabón o potasa, derramar el agua sobre su lado derecho y luego sobre el lado izquierdo, luego seguir el mismo procedimiento por segunda y tercera vez; si no son suficientes, se aumentan hasta cinco o siete veces, y añadir alcanfor al agua en la última vez, si es posible y ponerle un perfume debajo de las axilas, los muslos y los miembros de prosternación, y si se perfuma totalmente, sería mejor; y si se limita a un solo lavado, será permisible. A la mujer se la hace el pelo en tres trenzas colgadas por detrás. Luego se amortaja en tres ropas blancas que no contienen ni camisa ni turbante, y se envuelve en ellas. Se puede amortajar en una camisa, un lienzo y una envoltura, o en una sola envoltura. La mujer se amortaja en cinco prendas: una camisa, un velo, un lienzo y dos envolturas, siendo permisible amortajarse en una sola envoltura. Luego se reza por él la oración fúnebre legítima: pronunciar la jaculatoria "Allahu Akbar" y leer la sura de al-fatiha; luego decir "Allahu Akbar" y bendecir al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-; decir "Allahu Akbar" y suplicar a Allah por el muerto. Si se invoca con la súplica transmitida, sería mejor, de la que mencionamos: ¡Allah!, perdona tanto a los vivos de entre nosotros, como a los muertos, a los pequeños y a los mayores, a los varones y a las hembras, a los presentes y a los ausentes. ¡Allah!, a quien de nosotros diste la vida, hazle vivir en el Islam; y a quien hiciste llegar la muerte, hazlo morir en la fe. ¡Allah!, no nos prives de la recompensa y no nos hagas caer en las tentaciones ¡Oh Allah!, perdónale y ten misericordia de él. ¡Ponlo a salvo de todo daño e indúltale, concédele una buena acogida y expande su tumba! ¡Oh Allah!, lávalo y purifícalo de sus errores con agua, nieve y granizo, tal como se limpia la ropa blanca de toda suciedad. ¡Oh Allah!, concédele una morada mejor que la suya y una esposa mejor de la que tenía, y su esposa por otra mejor. ¡Oh Allah, hazle entrar en el Jardín y refúgialo del castigo de la tumba y del tormento del Fuego! Luego se hace la cuarta takbira y se termina la oración saludando una sola vez a la derecha. En el camino hacia el entierro no se puede llevar luces ni levantar las voces con súplicas ni plegarias. Si es posible, se entierra en una tumba que tiene "lahd" (Excavación pequeña que cabe para el cadáver dentro de otra más grande) y si no, se pone en una normal. Después de terminar el entierro, se recomienda que los presentes se pongan de pie frente a su tumba, ( Número del tomo 8; Página 355)  y pidan perdón y firmeza para el muerto. No es permisible retrasar el entierro más que el tiempo necesario de prepararle o de esperar la llegada de sus parientes o de sus vecinos, a condición de no durar mucho tiempo más que lo normal, porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Apresuraos con los funerales , y no se permite celebrar actos de consolación, pabellones o cosas similares, lo que se llama: ceremonias del consuelo. A quien no asistió la oración fúnebre, se le permite hacerla ante su tumba si fuera en la misma ciudad, dentro de dos meses, El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- hizo la oración funeraria sobre la tumba de Umm Sa'd un mes después de su muerte Y no es permisible enterrarle en las tumbas de los cristianos ni de los otros infieles como los judíos, los comunistas y los idólatras.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: