Procurar a aplicar las morales islámicas y no asimilarse a los incrédulos

Pregunta 2: ¿Acaso el Islam nos permite, a nosotros los musulmanes, seguir tradiciones o costumbres no islámicas como las de los europeos en cuanto a su vestimenta y bodas? ¿Le está permitido al esposo entrar donde están las mujeres junto con el fotógrafo, sea árabe o extranjero, mientras ni el esposo ni los fotógrafos tienen una relación que les hace Maharim (los familiares incasables con los que las relaciones sexuales se consideran incestuosas) para esas mujeres?


Respuesta 2: Los musulmanes, hombres y mujeres, tienen que aplicar las morales islámicas, ( Número del tomo 3; Página 428) siguiendo el método del Islam en sus bodas, vestimenta, comida, bebida y en todos sus asuntos. Además, no les está permitido asimilarse a los incrédulos en su vestimenta, a través de ponerse ropas estrechas que determinan las partes íntimas, las ropas transparentes y finas que revelan la parte íntima o las ropas cortas que no cubren el pecho, los brazos, el cuello, la cabeza o el rostro. Tampoco les está permitido asemejarse a ellos en cuanto a la comida, es decir comer con su mano izquierda y mezclados, hombres y mujeres, intercambiando la comida sobre la misma mesa siendo no Maharim para esas mujeres, e intercambiando también las palabras de diversión, entretenimiento y juego, cada uno con otra mujer que no es su esposa o Mahram. Asimismo, no está permitido a los musulmanes y musulmanas imitar a los incrédulos en sus costumbres respecto a las bodas; de modo que el hombre entre donde su esposa junto con el fotógrafo, estando con ellas otras mujeres Maharim y extranjeras, sacando fotos de diferentes formas. Pues, este acto incluye mucha maldad en cuanto a fotografiar a seres vivos y mostrar dichas mujeres a los extranjeros, aparte de que estos extranjeros ven los adornos ocultos de las mujeres en su mejor forma y la mezcla de los hombres con las mujeres. La Shari'ah (Legislación Islámica) ha prohibido esto, así como ha vedado que los musulmanes y musulmanas se parezcan a los incrédulos. Por consiguiente, los musulmanes, hombres y mujeres, deben mantener su religión, siguiendo su método recto; ya que el Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos ha indicado todo bien y nos ha prohibido todo mal. Y ciertamente él nos ha prohibido imitar a los incrédulos; por lo que no debemos imitarlos en sus tradiciones y costumbres. Y si no lo hacemos, sera una tribulación en la tierra y una gran corrupción.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad, su familia y sus compañeros!

Relacionado: