Pasar las manos por las pertenencias, la tumba o el púlpito del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-

Pregunta: Hay una cuestión lanzada por los que veneran excesivamente las tumbas y por los innovadores, a la que llaman a la gente y acerca de la cual disputan con nosotros. Dicen que el Imam Ahmad -que Allah tenga misericordia con él- permite rozar y besar el púlpito y la tumba del Profeta con la intención de acercarse a Allah. Citan en apoyo el libro titulado "Al-gami` fi al-`Ilal wa ma`rifat al-rigal", más concretamente, la narración de ‘Abdullah Salih al-Marrudhi y al-maymuni 2/23, no. 250, que dice lo siguiente: "Le pregunté acerca del hombre que roza y besa el púlpito del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en busca de su bendición y hace lo mismo con su tumba, buscando acercarse a Allah -Glorificado y Exaltado sea-. Él respondió: "No hay nada malo en esto". Por favor, aconséjenme y denme una respuesta satisfactoria, ya que esto da lugar a una extraña sedición entre los jóvenes no dotados de una firme base de conocimiento. ¿Es cierto que esto se le atribuye al Imam Ahmad -que Allah le dé Su perdón- ?


Respuesta: No está permitido frotar las reliquias del Profeta, su tumba o su púlpito, ya que es un medio que conduce al politeísmo. Si esto se hace con el objetivo de buscar bendición, será un acto de politeísmo. Shayj del Islam, ibn Taymiya ( Número del tomo 1; Página 159) dijo: "Los ulemas coincidieron en que el visitante de la tumba del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sea con él-, la de otros profetas, de los justos, de los Compañeros del Profeta, de los miembros de familia del Profeta o de otros no debe rozar ni besar la tumba. Por otra parte, no es lícito besar ningún objeto inanimado en toda la tierra, a excepción de la Piedra Negra de la Ka‘ba. Es narrado auténticamente en los dos Sahihes que 'Umar -que Allah esté complacido con él- dijo, cuando besó la Piedra: "Sé que eres una piedra que ni beneficias ni perjudicas. Y si no fuera porque he visto al Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- besarte, no te besaría". Por lo tanto, no es un acto de la Sunna, de acuerdo con el consenso de los Imames, besar o tocar las esquinas de la Ka‘ba, contiguas a la Piedra Negra, ni las paredes, ni la Estación de Abraham, ni la Roca de Jerusalén ni la tumba de ningún Profeta o persona justa. Los ulemas discreparon en cuanto a la decisión sobre poner la mano en el púlpito del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- cuando existía. Malik, entre otros, sostuvo la opinión de que es desaconsejable, ya que es una bid`ah (innovación en la religión). Se informó que cuando Malik vio a ‘Ata’ hacer esto, dejó de dar crédito a sus opiniones religiosas. La narración atribuida a Ahmad al respecto es débil. Del mismo modo, la narración de Ibn ‘Umar acerca de tocar el Púlpito no puede utilizarse como prueba ya que es contraria a otras pruebas establecidas y se opone a lo narrado auténticamente por el Príncipe de los Creyentes, `Umar ibn al-Jattab -que Allah esté complacido con él-. No está permitido actuar en contradicción a la evidencia porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: ( Número del tomo 1; Página 160) Quien innove algo en nuestra Religión que no sea de ella, le será rechazado ¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!


Relacionado: