Los wirds legales acaban con las tentaciones

Pregunta: Soy una mujer de 33 años, casada y con hijos. Quiero preguntarle a su Eminencia por lo siguiente: Desde hace cinco o seis años me sentía afectada por susurros diabólicos que me confundían al realizar la ablución hasta el punto de que no podía lavar las partes del cuerpo consecutivamente. Cada vez la realizaba en una hora y media, pues, veía que no había terminado de hacerlo. Asimismo, tardaba tres horas para lavarme del estado de impureza ritual mayor y de la menstruación, ya que cada vez, me daba la impresión de que no me había purificado. Estos susurros me impedían llevar ropas bonitas, además de ser una razón que me llevó a ir al Hospital Psiquiátrico de Al-Ta’if para curarme. Además, visito a un psiquiatra llamado Muhammad ‘Irfan en Jeddah. Le ruego a su Eminencia que me guíe a lo que me vaya a ayudar a apartar de mí estos susurros. Asimismo, desde pequeña, rompí el ayuno algunos días del mes de Ramadán, pero no conozco exactamente su número. ¿Qué debo hacer? Emitanme una fatwa al respecto. ¡Que Allah le guíe a su Eminencia por el camino recto!


Respuesta: Las alabanzas son únicamente para Allah, la paz y las bendiciones sean sobre el Mensajero de Allah, su familia y sus compañeros: ( Número del tomo 5; Página 241)  Primero, usted debe seguir su tratamiento en el Hospital Psiquiátrico, con neurólogos y psiquiatras. Quizá Allah le conceda la curación. Sin embargo, refúgiese en Allah y pídale que le cure de esta enfermedad, recite la aleya del Trono, diga "B-ism Allah Alladhi la yadurru ma‘a ismihi shay’un fi al-ard wa la fi al-sama’i wa Huwa al-Sami‘u al-‘Alim", ("En el nombre de Allah, Aquél con cuyo nombre, nada en la tierra ni en el cielo puede perjudicar. Él es el Omnioyente, el Omnisapiente"), tres veces por la mañana y por la tarde, y haga Ruqya para sí misma recitando la sura de La Adoración Pura y las dos protectoras. Di: "Me refugio en el Señor del rayar del alba" y "Me refugio en el Señor de los hombres", tres veces también. Sople en su mano cada vez después de hacer lo que hemos mencionado y frote con ellas lo que pueda de su cuerpo al retirarse a sus aposentos, de conformidad con lo que fue narrado por Al-Bujari en su Sahih y los autores de Sunan, bajo la autoridad de ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella-: Cuando el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- se retiraba a sus aposentos cada noche, juntaba sus palmas, soplaba en ellas y recitaba: "Qul huwa Allahu Ahad (la sura de Al-Ijlas), Qul a’udhu bi-Rabbi al-falaq (la sura Al-Falaq) y Qul a’udhu bi-Rabbi al-nas (la sura Al-Nas)". Después frotaba con ellas lo que podía de su cuerpo, empezando por la cabeza y el rostro y, a continuación, la parte delantera de su cuerpo, haciendo esto tres veces. ( Número del tomo 5; Página 242) E invoque a Allah que le aparte del mal, diciendo: "¡Oh Señor de las gentes!, aleja el mal de nosotros. Cura, puesto que eres el que cura, no hay más curación que la tuya, una curación que no deja secuela", tres veces. También debería invocar a Allah con la súplica que se dice en los momentos de angustia: "¡La ilaha illa Allah al-Adhim Al-Halim; la ilaha illa Allah rabbu al-‘arsh al-‘Adhim , la ilaha illa Alahu rabbu Al-samawat wa rabbu al-ard wa rabbu al-‘Arsh al-Karim!" ("¡No hay más divinidad que Allah, el Inmenso, el Clemente. No hay más divinidad que Allah, Señor del Trono Inmenso. No hay más dios que Allah, Señor de los cielos, de la tierra y del Trono Noble"). Por otro lado, al terminar de realizar la ablución o lavarse del periodo o del estado de impureza ritual mayor, crea que usted está purificada, aparte de las tentaciones diabólicas y deje de quedarse mucho tiempo en el cuarto de baño, porque es un acto diabólico. Haciendo esto, los susurros diabólicos se apartarán de usted, si Allah quiere.Segundo, si tal es el caso, que cuando era pequeña rompió el ayuno algunos días del mes de Ramadán y no puede contarlos, entonces debe recuperarlos hasta que crea, hasta cierto punto, que ha recuperado todos los días en que rompió el ayuno después de alcanzar la pubertad. Pero en cuanto a los días no ayunados antes de la pubertad, no debe compensarlos. ¡Que Allah le cure a usted!El hombre y la mujer alcanzan la pubertad al cumplir 15 años, con la descarga de semen con el orgasmo en el sueño o en la vigilia, la aparición de vello áspero alrededor de los genitales y, en el caso de la mujer, un cuarto elemento: la aparición de la menstruación.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: