La realidad del mal de ojo

Pregunta 1: ¿Qué es el mal de ojo envidioso? Allah -Enaltecido sea- Dice: Y del mal del envidioso cuando envidia ¿Acaso el Hadith siguiente es auténtico? donde el Mensajero -la paz y las bendiciones sean con él- dijo: la tercera parte de los que yacen en las tumbas fue a causa del mal de ojo ¿Qué debe hacer y decir el musulmán si tiene duda en que alguien le ha envidiado? ¿Acaso el agua con que se lava el envidioso cura al envidiado? ¿Debe beber esta agua o lavarse con ella?


Respuesta: La palabra árabe 'Ayn (literalmente: el ojo) es derivada de la raíz 'Aan, Ya'in, que se refiere a causar daño con la mirada. Empieza con la admiración de parte del envidioso por una cosa, seguida con una maldad interna, lanzando sus miradas venenosas hacia el envidiado. Allah Ordenó a su Profeta Muhammad -la paz y las bendiciones sean con él- que se refugiara en Él del envidioso. Allah -Enaltecido sea- dice: Y del mal del envidioso cuando envidia Pues, todo mal ojo es envidia, pero no toda envidia es necesariamente un mal ojo. Y, debido a que la envidia es más general que el mal del ojo, el hecho de pedir la protección de Allah contra aquélla incluye necesariamente a éste, En ambos casos el efecto de la maldad se dirige como flechas hacia el envidiado que pueden acerarlo, si no se encuentra protegido, y pueden desacertarlo, e incluso volver al envidioso, en caso de que el envidiado se encuentra bien protegido. (Citado con adaptación del libro de "Zad Al-Ma'ad") . ( Número del tomo 1; Página 272)  Hay Hadithes auténticos del Profeta -la paz y las bendiciones sean con él- sobre el efecto del mal del ojo, como el Hadith que está en los dos Sahih: ‘A’isha -que Allah esté complacido de ella- dijo: el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, me ordenaba protegerme con la ruqyah (protección mediante lectura) del mal de ojo Y narraron Muslim, Ahmad y Al-Tirmidhi, y dice que es sahih (auténtico), bajo la autoridad de Ibn ‘Abbas -que Allah Esté complacido de ambos- que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El mal de ojo es cierto y si algo hubiera precedido el Destino, hubiera sido el mal de ojo; y si se os pide que os lavéis de ello, hacedlo. Y narraron Ahmad y Al-Tirmidhi y lo autentificó, transmitiéndolo mediante Asma’ Bint ‘Umays que dijo: ¡Oh Mensajero de Allah! Banu Ga‘far les afectan el mal de ojo, ¿acaso podemos hacerles Ruqyah? Él dijo: Sí, pues si algo hubiera precedido el Destino, hubiera sido el mal de ojo. Y narró Abu Dawud, mediante ‘A’isha -que Allah esté complacido de ella- dijo: ordenaba al causante del mal de ojo que hiciera la ablución y con la misma agua lavaba a la persona infectada. narraron el imam Ahmad, Malik, Al-Nasa’i e Ibn Hibban, quien calificó que el Hadith es sahih, por Sahl Ibn Hunyf quien dijo: Que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- salió y marchó con él hacia el Ka'bah, hasta que alcanzaron Shi'b Al-Jarrar del Guhfah, donde Sahl ibn Hunayf se bañó; y era blanco hombre, de buen cuerpo y buena piel. y mientras se bañaba, 'Amir ibn Rabi'ah, un hombre de 'Uddai ibn Ka'b, le miró con mal ojo, diciendo: nunca he visto tal piel descubierta. ( Número del tomo 1; Página 273)  Entonces, Sahl se cayó sobre la tierra inconsciente; y lo condujeron al Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y le dijeron: 'Oh Mensajero de Allah! ¿tienes alguna cura para Sahl, pues no puede levantar su cabeza? Él dijo: ¿Acusáis a cierta persona? dijeron: 'Amir ibn Rabi'ah le miró con mal ojo. El Profeta -la paz y las bendiciones sean con él- llamó a ‘Aamir y lo reprendió fuertemente. Le dijo: “؟Por qué mataría uno de vosotros a su hermano? Si ven algo que les gusta, entonces recen por su bendición”. Luego le dijo: “Lávate a ti mismo para él”. Así, 'Amir lavó su cara, sus manos, antebrazos, rodillas y los costados de sus pies, y adentro su izaar (prenda interior) en una vasija. Luego esa agua fue vertida sobre Sahl , y un hombre la vertió sobre su cabeza y espalda. Por consiguiente, Sahl se recuperó. La mayoría de los ulemas están de acuerdo en que el mal de ojo es verdad; basándose en los Hadithes mencionados aquí y en otros; y basándose en lo visto y lo real. En cuanto al Hadith que ha mencionado (la tercera parte de los que yacen en las tumbas murieron a causa del mal de ojo) no sabemos si es auténtico. Pero, el autor de "Nayl Al-Awtar" mencionó que Al-Bazzar narró con una buena cadena de transmisión que Gabir -que Allah Esté complacido con él- narró que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: La causa más corriente de la muerte, entre mi comunidad, después del Decreto de Allah y Su Destino, es el mal de ojo. ( Número del tomo 1; Página 274) Por ello, el musulmán debe protegerse de los diablos de entre los genios y los hombres, teniendo sólida fe en Allah, poniendo su confianza en Él, buscando refugio en Él, recitando las plegarias proféticas y las tres suras protectoras, la de la Apertura, y la aleya de Al-Kursi. Entre las plegarias citamos: "A‘udhu bi-kalimati Allah al-tammati min sharri ma jalaq"¡Me refugio en las Palabras perfectas de Allah contra el mal que ha creado! y "A‘udhu bi-kalimati Allah al-tamati min gadabihi wa ‘iqabihi, wa min sharri ‘ibadihi wa min hamazati al-shayatini wa an yahdurun" Busco refugio en las palabras perfectas de Allah de Su cólera y castigo, del mal de sus siervos, de las sugerencias de los demonios y de su presencia Allah -Altísimo sea- dice en otra aleya: ¡Allah me basta, no hay dios sino Él, a Él me confío y Él es el Señor del Trono inmenso! y otras parecidas y legítimas. Y este es el sentido de las palabras de Ibn Al-Qayyim al principio de la respuesta.Si el hombre sabe o sospecha que alguna persona le ha echado un mal de ojo, entonces, se pide del envidioso que se lave para el envidiado de esta manera: en un recipiente de agua se enjuague la boca y echa el agua en el recipiente. Luego que se lave la cara, que coja agua con la mano izquierda y se lave la rodilla derecha; luego con la mano derecha y se lave la rodilla izquierda. Después, se lave el interior de su vestido. A continuación, se vierta el agua sobre la cabeza del envidiado por detrás, una sola vez. Así, se recuperará, por la voluntad de Allah.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad,su familia y sus compañeros!

Relacionado: