Aceptar la transmisión del Hadith realizada por una sola mujer. . . .

Pregunta: ¿Por qué aceptamos fácilmente la transmisión de Al-Hadith de una mujer pero en el testimonio en las causas regulares aplican el dicho de Allah pero si no los hubiera (dos hombres), entonces un hombre y dos mujeres cuyo testimonio os satisfaga, de manera que si una de ellas olvida, la otra se lo haga recordar y en la ciencia del Hadith se pide demasiado de la seguridad, especialmente, porque tenemos muchísimos Hadithes en los dos Sahih que se transmiten de ‘A’isha por ejemplo, ¿se acepta el dicho de Ibn Hagar en criticar a un narrador y no se acepta el dicho de Allah -Altísimo y Glorificado sea- si una de ellas olvida ( Número del tomo 4; Página 361) Esperamos que Allah -Altísimo y Glorificado sea- les conceda el éxito en una respuesta completa sobre este asunto que me preocupa siempre y no se lo comento a nadie.


Respuesta: Primero: Lo correcto: no se exige el número en la aceptación de la transmisión, sino que es suficiente para aceptar el Hadith la transmisión de una sola persona, ya sea hombre o mujer siendo una persona fiable, y regulador con la continuidad de la transmisión y está regular y no tiene alguna falta que le hace fallar, porque el Profeta -la paz sea sobre él- se contentaba en la anunciación con uno solo como Mu‘adh ibn Gabal al Yemen y Dihya Al-Kalbi cuando envío su mensaje a Heraclio etc. Y como ‘Ali ibn Abu Talib a la Meca en el noveno año de Hégira para llamar a la gente en el tiempo de la peregrinación que no podía peregrinar después de este año un politeísta y que no podía circunvalar alrededor de la Ka΄aba un desnudo. En cuanto a las mujeres, Allah -Enaltecido sea- ordenó a las mujeres del Profeta anunciar lo que se estaba recitando en sus casas de los signos de Allah y la sabiduría. Allah -Enaltecido sea- dice: Y recordad los signos de Allah y la Sabiduría que se mencionan en vuestras casas; es verdad que Allah es Sutil y está perfectamente informado ( Número del tomo 4; Página 362) Si su transmisión no estuviera aceptada, no les hubiera ordenado la anunciación. Algunas de ellas participaba con la otra en la anunciación y otras veces transmitía sola y eso está claro a quien sigue sus transmisiones y nadie les reprochó eso, igual a ellas ni a quienes tomaron de ellas en la etapa del Profeta -la Paz y las bendiciones de Allah sean con él- o en la etapa de los Compañeros. Así, la aceptación de sus transmisiones en grupo o de una de ellas fue confirmada con el Corán y con la aprobación del Profeta y de sus Compañeros. Las cosas continuaron así en los tres siglos que el Profeta dio testimonio de su bondad, y en tiempos posteriores. Es más, los Compañeros del Profeta y los siguientes estaban de acuerdo en aceptar la transmisión de la mujer sola o participando con otra al igual que el hombre si las condiciones de la aceptación son suficientes.Segundo: la transmisión y el testimonio no son iguales en todos los puntos, sino que se diferencian en algunas cosas, por ejemplo, la transmisión es la anunciación de una cosa general que no se lleva a los gobernantes; en cambio, el testimonio tiene que ver con aspectos determinados y se refieren a las partes beligerantes y se llevan al gobernante en la mayoría de los casos. En la transmisión, el número no es una condición para su aceptación, como decimos antes, por lo contrario, en el testimonio se exige cuatro hombres como en el caso de adulterio y la difamación. A veces se exigen dos hombres como en el asesinato y a veces es suficiente dos mujeres y un hombre como en los derechos económicos y a veces es suficiente el testimonio de una mujer sola, como en el caso de afirmar la lactancia de un niño. El testimonio se relaciona específicamente con las partes en litigio, mientras que en la transmisión solo se exige lo que lleva a suponer la fiabilidad de quien transmite, siendo este hombre o mujer, una persona o varias. Otra diferencia reside en que entre los musulmanes puede haber enemistad, de modo que un testigo puede dar falso testimonio, y no es así el caso cuando se trata de transmitir Hadithes del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Dijo Ibn Al-Qayyim ( Número del tomo 4; Página 363) en el primer volumen de Bada'i΄ Al-Fawa'id : La diferencia entre el testimonio y la transmisión que la segunda, su juicio prevalece el transmisor y los otros a lo largo del tiempo, mientras que el testimonio solo afecta a una de las partes en litigio. Se puede sospechar que haya interés o enemistad en el testigo, por lo que se exigió número y género. No se hizo así en el caso de la transmisión, pues solo se exigieron condiciones que pueden llevar a suponer la fiabilidad de la narración. A causa de que las mujeres son deficientes en la mente y en la religión completa, no pueden ser de testimonios, y en caso de haber una mujer testigo, se refuerza con otra mujer, para le recuerde si olvida. Tercero: quienes valoran a los transmisores de la Sunna, de Al-Sira (biografía profética) y de la historia, elogiando o criticando, son unos grupos muy famosos de Imames de Hadith, tienen una vista muy correcta en esto, viven en la época quienes les criticaron, les valoraron de acuerdo con lo que han sabido de ellos. No distinguieron, en su valoración, entre un hombre y una mujer porque son iguales en este sentido. Los que vinieron después de ellos, se limitaron a transmitir las opiniones de los contemporáneos de los transmisores como Ibn Hagar Al-‘Asqalani, ( Número del tomo 4; Página 364) -que Allah tenga misericordia de él- discutiendo las opiniones cuando se oponen. ¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad,su familia y sus compañeros!

Relacionado: