Suplicar a Allah a través de los Profetas y de las personas piadosas [awliya']

Pregunta 1: ¿Cuál es el veredicto legal de suplicar a Allah a través de los Profetas y de las personas piadosas [awliya']?


Respuesta 1: Suplicar (a Allah) a través de los Profetas y de las personas piadosas es una cuestión general y amplia que incluye varias maneras, las cuales implican diferentes veredictos legales. Sin embargo intentaremos aclararlo en lo siguiente:Primero: Cuando alguien pide del Profeta o del walí durante su vida y en su presencia que suplique en su favor; eso está permitido. Como evidencia de ello, a modo de ejemplo, es que un beduino pidió al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- mientras estaba en el púlpito dando el sermón del viernes, que suplicara a Allah -Enaltecido sea- para que hiciera descender la lluvia. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- suplicó a Allah -Enaltecido sea- y efectivamente, Allah hizo descender la lluvia. En el siguiente viernes, el beduino le pidió suplicar a Allah -Enaltecido sea- para que cesara de llover, ya que la gente se vio algo perjudicada, a lo que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-suplicó a su Señor para que dirigiera la lluvia hacia las colinas, los montes, etcétera. Confirmado por el Hadith narrado por Anas Ibn Malik que dijo: ( Número del tomo 1; Página 504) Una sequía azotó a la gente en la época del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Mientras el Profeta impartía el sermón del viernes, se levantó un beduino y dijo: "¡Mensajero de Allah! Nuestras propiedades se están perdiendo y nuestros hijos tienen hambre, invoca a Allah por nosotros". Así que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, levantó sus manos, y no había entonces ni una sola nube en el cielo. ¡Por Aquel en Cuya Mano está mi alma! No bajó el Profeta sus manos hasta que las nubes se aglomeraron como montañas, y no se bajó de su púlpito sino hasta que vi caer las gotas de lluvia por su barba. Siguió lloviendo ese día, el siguiente, el otro, y así hasta el siguiente viernes. El mismo beduino,u otro hombre, se levantó y dijo: "¡Mensajero de Allah! Nuestras construcciones se derrumban y nuestras propiedades se ahogan, ruega a Allah por nosotros". El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, levantó sus manos y dijo: "¡Señor nuestro! Alrededor nuestro y no sobre nosotros". En cada dirección que apuntaba con su mano se abría una brecha entre las nubes. Medina quedó como un agujero entre las nubes y en el valle corrió un canal a lo largo de un mes; no vino nadie a Medina sin hablar de la abundancia de bienes. Un Hadith recopilado por Al-Bujari y Muslim. También ha sido fielmente transmitido que Anas -que Allah esté complacido con él- dijo: ‘Umar ibn Al-Jattab -que Allah esté complacido con él- pedía de Al-‘Abbas Ibn ‘Abd Al-Muttalib que suplicase por ellos cuando la lluvia se escaseaba, y dijo: "¡Oh Allah! A un tiempo te implorábamos en boca de nuestro Profeta y nos favorecías con la lluvia; ahora Te imploramos en boca del tío de nuestro Profeta para que nos des la lluvia". Dijo: Y efectivamente llovía. Un Hadith recopilado por Al-Bujari. Esto no se considera una imploración por el prestigio, el honor, el derecho, etcétera, de alguien, sino que es una imploración por la súplica misma del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- a su Señor que realizaba en su vida para que descendiera la lluvia o se evitara algún mal. Y lo mismo se dice sobre la imploración de Al-‘Abbas -que Allah esté complacido con él- a su Señor; y en base a esto, este tipo de súplica está incluida en la primera categoría. Reafirma tal aseveración el hecho de que ‘Umar ( Número del tomo 1; Página 505) y los Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- ya no buscaron implorar a través del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- después de su muerte, sino que pidieron de su tío Al- 'Abbas, que estaba aún vivo. Sin embargo eso no contradice el hecho de que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- era y es muy respetado, vivo o muerto, y que goza de una alta dignidad ante su Señor y ante los creyentes, tanto vivo como muerto.Segundo: Que implore a Allah -Enaltecido sea- a través del prestigio o eminencia que goza un Profeta, o a través de su honor, bendición, derecho, etcétera; o a través del prestigio de otra persona que haya sido virtuosa, o su honor, derecho, bendición, etcétera, diciendo por ejemplo: "¡Oh Allah! Te imploro por el prestigio de tu Profeta" o "por su honor" o "por su bendición, que me des dinero e hijos" o "que me hagas entrar al Paraíso y que me protejas del infierno...". Esto no será considerado como politeísmo mayor que saca fuera del Islam a quien lo diga, pero si está prohibido hacerlo, ya que (la Shari'ah prohíbe) los caminos que pueden conducir al politeísmo mayor y protege al musulmán de caer en eso. Sin duda, implorar a través de la dignidad de los Profetas y de los virtuosos es un camino que conduce, con el paso del tiempo, al politeísmo, tal como lo demuestra las experiencia y lo atestigua la realidad de hoy. Existen muchas pruebas en el Coran y en la Sunna que nos confirman que uno de los objetivos de la Shari‘ah (Legislación Islámica) es prohibir todos los caminos que conducen al politeísmo. Por nombrar un ejemplo, Allah -Enaltecido sea- dice: Y no insultéis a los que ellos, fuera de Allah, invocan; no sea que ellos insulten a Allah por reacción hostil y sin conocimiento. Así es como hemos hecho que a cada comunidad les parecieran buenas sus acciones, luego habrán de volver a su Señor que les hará saber lo que hacían ( Número del tomo 1; Página 506) Aquí se prohíbe a los creyentes que insulten a los ídolos de los incrédulos que adoran fuera de Allah -Enaltecido sea- aun siendo que son deidades falsas, para que no les sirva como pretexto a los incrédulos de insultar al Verdadero Señor -Enaltecido sea- como defensa de sus falsos dioses. Y también el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió tomar las tumbas como lugares de culto por temor de que después se las adorasen. Y también fue prohibido que el hombre se reuniera en privado con una mujer extraña, que la mujer expusiera sus adornos femeninos ante los hombres extraños, o que saliera de su casa perfumada, mientras que los hombres fueron ordenados que recataran su mirada y no miraran los atractivos femeninos; también las mujeres fueron ordenadas que recataran su mirada; ya que todo esto constituye un motivo de seducción y por lo tanto de cometer un acto indecente. Allah -Enaltecido sea- dice: Di a los creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, eso es más puro para ellos.Es cierto que Allah sabe perfectamente lo que hacen(30)Y di a las creyentes que bajen la mirada .Y en un Hadith auténtico, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: ¡Maldiga Allah a los judíos y cristianos que tomaron las tumbas de sus profetas como lugar de culto! Además, volviendo al tema central, no se transmite que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- hizo alguna súplica valiéndose de la dignidad, del honor, del derecho, etcétera, de nadie y, como se sabe, la adoración siempre está sujeta a los textos religiosos. No está citado en el Libro de Allah -Enaltcido sea- ni en la Sunna del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, ni en los dichos de sus Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- ningún texto que justifique este tipo de súplicas, que se consideran, por lo tanto, una innovación religiosa, ya que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien innove algo en nuestra Religión que no sea de ella, le será rechazado ( Número del tomo 1; Página 507) Tercero: Que se implore directamente a los Profetas o a las personas piadosas, y pedirles socorro o cualquier necesidad, como por ejemplo decir: "¡Oh Mensajero de Allah! Alivia mi angustia, cúrame"; o que diga: "¡Oh Mensajero de Allah! ¡Auxilio, socorro!" o "Oh Husain, dame tu auxilio"... Todo esto, y similares cosas, se considera un politeísmo mayor que saca a quien lo diga fuera del Islam, y Allah -Enaltecido sea- reveló sus Libros Sagrados y envió a sus Mensajeros justamente para que quede claro la nulidad de tales acciones y advertir de ello.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad,su familia y sus compañeros!

Relacionado: