Sacrificar después de un arbitraje en un litigio

Pregunta: Si hay una discusión o disputa entre dos, tres o más, acerca de cualquier asunto, los veteranos del pueblo o el jefe de la tribu vienen a juzgar entre ellos. Después de investigar el caso, averiguar la causa de la disputa y saber quien tiene la culpa, los que juzgan, obligan a quien tiene la culpa, a degollar dos, tres o más sacrificios. Mientras que la victima, debe degollar sólo un sacrificio. Además de todo esto, los jueces ordinarios, obtienen otras cosas de los contrincantes. Después de que cada uno degüelle sus respectivos sacrificios, los jueces tradicionales comen de esta carne. Sean los disputantes pobres o ricos, están obligados a cumplir con el juicio. Esta costumbre se llama habitualmente Burhah o Atamah. En la mayoría de los casos la gente no recurre a las autoridades gubernamentales para solucionar sus litigios. Lo que me importa saber es el veredicto islámico de esta costumbre. ¿Los que hacen esto serán de los mencionados en esta aleya Allah ha maldecido a quienes sacrifiquen por alguien o algo fuera de Él. ? Debe tener en cuenta que los sacrificios se degüellan para complacer a una o unas personas o al jefe o jefes de la tribu. Aconsejeme, por favor.


Respuesta: Es permitido tanto en el Corán como en la Sunna juzgar entre los disputantes, según las legislaciones islámicas, sólo con el fin de saber quién es el culpable, ayudar al oprimido y reconciliar entre los litigiantes. Allah -Enaltecido sea- dice: Y si dos bandos de creyentes luchan entre sí, reconciliadlos, pero si uno de ellos abusa del otro, combatid al que haya abusado hasta que vuelva a la orden de Allah; y si lo hace, arreglad las cosas entre ellos con justicia y siendo equitativos. Es cierto que Allah ama a los equitativos ( Número del tomo 1; Página 220) y dice: Muchas de sus conversaciones secretas no encierran ningún bien. Pero no es así quien manda dar con generosidad, actuar según lo reconocido o reconciliar a los hombres. A quien haga esto, buscando el beneplácito de Allah, le daremos una recompensa enorme El islam incita degollar sacrificios, sean muchos o pocos, después de la reconciliación por parte de los disputantes sólo con la intención de agradecer a Al-lah por terminar la disputa pacíficamente y por recuperar de nuevo la fraternidad. Esto fue sobrentendido de los textos que incitan hacer lo bueno y ser agradecido. También los Compañeros del Profeta lo hicieron como Ka‘b ibn Malik. Pero esto estará prohibido tanto en el caso de convertirlo en una costumbre obligatoria y como en el de sobrecargar económicamente al hombre para sacrificar. Esta prohibición se mantiene firme, aun si los jueces obligan inevitablemente a los disputantes a sacrificar y aun si se considera la abstención de sacrificar como una vergüenza y fallo que pueda fracasar la reconciliación. La causa de esta prohibición es simplemente por estar este hecho fuera de las legislaciones islámicas. Pero según un grupo de alfaquíes, quienes permiten el castigo económico, todo esto está permitido, en el caso de ser un castigo al culpable, para no volver a hacerlo y para calmar al oprimido. Y el castigo en este caso debe ser correspondiente a la culpa. ( Número del tomo 1; Página 221)  Luego los jueces ponen este sacrificio en la tesorería islámica o en las obras de caridad. Y no se debe dividir el sacrificio entre los jueces quienes atienden la reconciliación. En general, estos sacrificios no tienen el veredicto de los degollados por alguien que no sea Allah, ya sea por ídolos, ante las tumbas de las personas piadosas, o para los genios, con el fin de estar más cerca de ellos, para que puedan impedir lo malo o traer lo bueno, sino se clasifican como impedimento de las bid`ah (innovación en la religión) y lo que está fuera de las legislaciones, y puede ser más cerca al sentido de esta aleya: Han tomado a sus doctores y sacerdotes como señores en vez de Allah que al del hadith Allah ha maldecido a quienes sacrifiquen por alguien o algo fuera de Él. Aunque estén los dos hechos mencionados en la aleya y en el hadith, prohibidos.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: