No se puede considerar a toda imitación, de forma absoluta, como incredulidad, perversidad o politeísmo

Pregunta 3: Hay quien dice que toda imitación es considerada como un tipo de incredulidad, perversidad y politeísmo. Por ello, atribuyen a los Imames de las cuatro escuelas de jurisprudencia islámica de la incredulidad y el desvío. ¿Cuál es el veredicto legal de la religión acerca de este caso? Ellos dicen: ésta es la opinión de los ulemas de las dos Mezquitas sagradas, los de Arabia Saudita y de Kuwait.


Respuesta 3: 1- No se puede considerar a toda imitación, de forma absoluta, como incredulidad, perversidad o politeísmo. La realidad es que este asunto no carece de detalles que pueden conocerse mediante la respuesta a la segunda pregunta planteada anteriormente.2- Ninguno de los cuatro Imames de las escuelas de jurisprudencia islámica llamó a la gente a adoptar ninguna de las cuatro escuelas islámicas, ni fanatizó a la misma, ni obligaron a nadie a seguir unas doctrinas concretas. Ellos, que Allah tenga misericordia de todos ellos, invocaban a la gente a aferrarse al ( Número del tomo 5; Página 42)  sagrado Corán y la Sunna y respetar sus veredictos. Esos Imames explicaron los textos religiosos, aplicando las cuestiones básicas y deduciendo de ellas las secundarias. Además, ofrecieron fatwas con pruebas basadas en el Corán y la Sunna, con respecto a las preguntas que recibieron. No sólo no obligaron a nadie, ni siquiera a sus discípulos, a seguir la opinión de un ulema en particular, sino que desaprobaban eso y pedían que se hiciera caso omiso a sus opiniones si contradecían la Sunna. Incluso, algunos de ellos decían: "La validez de mi método depende de la autenticidad de los hadices". El musulmán, si le es posible, tiene que esforzarse en buscar la verdad por sí mismo, debe recurrir, primero a Allah, y contar, en segundo lugar, con el patrimonio islámico que los ulemas musulmanes han dejado a las generaciones futuras, a través del cual les facilitaron entender los textos religiosos y ponerlos en práctica. El que se encuentra incapaz de entender o deducir los juicios de la religión con sus pruebas, por algún impedimento, puede preguntar a los ulemas de confianza sobre los juicios de la shari'ah (Ley Islámica) que necesita comprender, porque Allah -Exaltado sea- dice: preguntad a la gente del Recuerdo si vosotros no sabéis . Así que, está clara la realidad de que los cuatro Imames son inocentes de las acusaciones que se les dirigieron y que la incredulidad o extravío que se les atribuyen no es más que una mera falsedad.Ninguno de los ulemas de las dos Mezquitas Sagradas (de la Meca y de Medina) ni de toda Arabia Saudita menosprecia a los Imames: Malik, Abu Hanifah, Al-Shafi‘i y ( Número del tomo 5; Página 43)  Ahmad ibn Hanbal, ni a los demás ulemas de la jurisprudencia islámica. Por el contrario, se sabe que los aprecian y reconocen su virtud y su gran contribución en servir y guardar la religión; interpretar sus textos y sus principios, aclararlos y comunicarlos; esforzarse en defender el Islam y mantenerlo alejado de cualquier sospecha y refutar las doctrinas ajenas y las innovaciones prohibidas. Qué Allah les conceda la mejor recompensa por servir al Islam y a los musulmanes.La mejor prueba del respeto de los ulemas de las Mezquitas Sagradas y de toda Arabia Saudita hacia las cuatro escuelas de jurisprudencia islámica es el interés que muestran con sus escuelas y obras, enseñándolas a los musulmanes en la Gran Mezquita de la Meca, Medina y en todas las mezquitas y universidades del Reino de Arabia Saudita, imprimirlo y publicarlo en todos los países donde hay musulmanes.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: