La súplica a Allah nombrando la virtud de los Profetas y gente piadosa

Pregunta 4: ¿Cuál es su opinión sobre la carta de Al-Shayj Sulayman Ibn Sahman Al-Shayj ‘Ali ibn ‘Abdullah ibn ‘Isa, en la cual refuta la aseveración de quienes ven permitida la súplica a Allah valiéndose de la virtud o del derecho de los Profetas y personas piadosas? En esta carta cita las palabras de Shayj Al-Islam Ibn Taymiya, quien dijo no conocer a nadie que haya dicho algo así; también menciona acerca de que no está permitido jurar por el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, a excepción de la opinión de Al-‘Izz Ibn ‘Abd Al-Salam, y dice: "...suponiendo la autenticidad del Hadith".


Respuesta 4: Lo que citó Al-Shayj Sulayman Ibn Sahman de Al-Shaij Al-Islam Ibn Taymiyah diciendo: " No conozco a nadie que haya permitido eso. Ni tampoco es lícito jurar por nuestro Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, con excepción de la opinión de Al-‘Iz Ibn ‘Abd Al-Salam, ( Número del tomo 1; Página 526) y suponiendo la autenticidad del Hadith", es una cita fiel. Usted puede verificar esto recurriendo a las páginas 337 y 347 del tomo 1 del libro " Magmu` Al-Fatawa". El Hadith al que se refiere aquí es el de aquel ciego que fue en busca de una súplica valiéndose del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solicitando su intercesión ante Allah para que le devuelva la vista. Este Hadith fue relatado por Al-Tirmidhi, Al-Nasa’i e Ibn Maga, de ‘Uthman ibn Hanif, del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. En la aclaración de Ibn Taymiyah -que Allah tenga misericordia de él-, que dice: "...suponiendo la autenticidad del Hadith", no existe evidencia legal que autorice suplicar (a Allah) valiéndose de la persona en sí del Mensajero de Allah -la paz y bendiciones de Allah sean con él-, sino la súplica a Allah por la invocación del Profeta -la paz y las bendiciones del Allah sean con él- para que devuelva la vista al ciego. En lo que sigue citamos, para más aclaración, lo que dijo Ibn Taymiyah acerca del Hadith, junto con otras versiones del mismo: "Al- Tirmidhi recopiló un Hadith Sahih (auténtico) en cuyo relato el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- supo de un hombre que dijo en su invocación: Alahumma inni as’aluka wa atwassalu ilayka bi-nabiyyika, nabiyy al-rahma; ya Muhammad, ya rasul Allah, inni atwassalu bika ila rabbi fi hagati li-yaqdiyaha li; Alahumma shaffi‘hu fiyy" - (¡Oh Allah! Te imploro y me dirijo a Ti por Tu Profeta Mohammad, Profeta de la Misericordia; ¡Oh Mohammad! ¡Mensajero de Allah! Contigo hago llegar mi súplica a Allah para que me la conceda lo que imploro. ¡Oh Allah! Acepta su intercesión por mí) Al- Nasa’i recopiló una invocación similar. Y en (el libro de) Al-Tirmidhi e Ibn Maga, de ‘Uthman ibn Hanif, dice: ( Número del tomo 1; Página 527) Un ciego vino al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y dijo: "Ruega a Allah por mí para que me devuelva la vista". Le dijo: "Si quieres ruego a Allah por ti, o si quieres, ten paciencia que será mejor para ti". Dijo el ciego: "Ruega por mí". Entonces le ordenó que haga la ablución de la mejor manera posible y que implore a Allah con estas palabras: "Alahumma inni as’aluka wa atawaggahu ilayka bi-nabiyyika Muhammad, nabiyy al-rahma. Ya rasul-Allah, ya Muhammad, inni atawaggahu bika ila rabbi fi hagati hadhihi li-tuqda. Alahumma fa-shaffi‘hu fiyy" (¡Oh Allah! Te imploro y me dirijo a Ti con Tu Profeta Muhammad, profeta de la Misericordia. ¡Oh Muhammad! ¡Mensajero de Allah! Me dirijo a mi Señor contigo para que me satisfaga mi súplica. ¡Oh Allah! Acepta su intercesión por mí) Dijo Al-Tirmidhi: Es un Hadith de grado hasan (aceptable) y sahih. Aquel transmitido por Al-Nasa’i de ‘Uthman ibn Hanif se textúa así: Un ciego dijo: "¡Mensajero de Allah! Ruega a Allah por mí para que me devuelva la vista". Le respondió: "Haz la ablución, luego haz una oración de dos genuflexiones (rak'aat) e implora a Allah con estas palabras: "Alahumma inni as’aluka wa atawaggahu ilayka bi-nabiyyika Muhammad, nabiyy al-rahma. Ya Muhammad, inni atawaggahu bika ila rabbi an yakshifa ‘an basari. Alahumma fa-shaffi‘hu fiyy" (¡Oh Allah! Te pido y me dirijo a Ti con Tu Profeta Muhammad, profeta de la Misericordia. ¡Oh Muhammad! Me dirijo a Allah contigo para que me devuelva la vista. ¡Oh Allah! Acepta su intercesión por mí). Dijo (el narrador): El ciego regresó sano y Allah le devolvió la vista .Por su parte, el Imam Ahmad dijo en su libro "Al-Musnad": Nos relató Rawh, quien dijo: Nos contó Shu‘bah de ‘Umayr ibn Yazid Al-Jatmi Al-Madini, quien dijo: Escuché a ‘Umara ibn Juzayma ibn Thabit narrar de ‘Uthman ibn Hanif: Que un ciego vino al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y le dijo: "¡Profeta de Allah! Ruega a Allah por mí para que me devuelva la vista". Dijo: "Si quieres puedes dejarlo así, y eso será mejor para ti en la Otra Vida, o si quieres ruego por ti". Dijo el ciego: "No, ruega por mí". Entonces le ordenó que haga la ablución y realice un rezo de dos genuflexiones (rak‘aat) y que implore a Allah con estas palabras: "Alahumma inni as’aluka wa atawaggahu ilayka bi-nabiyyika Muhammad, nabiyy al-rahma. Ya Muhammad, inni atawaggahu bika ila rabbi fi hagati hadhihi fa-tuqda. Alahumma fa-shaffi‘ni fihi wa shaffi‘hu fiyya" (¡Oh Allah! Te pido y me dirijo a Ti con Tu Profeta Muhammad, Profeta de la Misericordia. ¡Oh Muhammad! Me dirijo a mi Señor contigo para que me sacie mi necesidad. ¡Oh Allah! Acepta mi intercesión de él y la suya por mí) ; dijo (uno de los narradores): Así lo hizo el hombre y fue curado. De manera que en este Hadith está la súplica a Allah por el Profeta -la paz sea con él-. ( Número del tomo 1; Página 528) Por eso hay gente que dice: Este Hadîz es prueba de que la súplica valiéndose del Profeta, muerto o vivio, es totalmente permitida. Así es como lo toman los que hoy en día suplican (a Allah) valiéndose de él, ya en su ausencia y después de muerto; y piensan que la súplica de este ciego y de sus Compañeros durante su vida (del Profeta) significa una especie de juramento por el Profeta ante Allah; es decir, que piden a Allah valiéndose de la persona misma del Profeta para que les responda a sus plegarias. Para ellos es igual que el Mensajero de Allah invoque por ellos o no, o que le sean obedientes o no, no se dan cuenta de la diferencia de que el Profeta pida por ellos y no pida por ellos. Pretenden que Allah responderá a sus plegarias y necesidades, aun cuando le desobedecen, por el hecho de que nombran al Profeta, sin que éste invoque a Allah por ellos, así como se le respondió al ciego cuando se valió del Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- e imploró por él; es para esta gente lo mismo, ambos casos constituyen un medio de súplica válida por igual; entonces, lo que el Profeta le ordenó a este ciego que haga, es también para a ellos. Sin embargo lo que argumentan como pretexto es completamente inválido, tanto en la Sharí'ah como en cuestiones del Destino Divino, porque, ni su procedimiento corresponde a la Sharí'ah, ni lo que dicen es avalado por la realidad. Hay otra gente que dice: Ese caso es especial, pero su juicio se aplica a casos semejantes y no cuando el caso es diferente. Sin embargo la diferencia es bien clara en la Shari'ah y en la realidad palpable, puesto que en el primer caso el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- invocó en persona por el hombre, y en el otro caso no; es por eso que no se puede asemejar ambos casos. Este ciego gozó de la intercesión del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, por eso dijo en su invocación: ( Número del tomo 1; Página 529)  "Allahumma fa-shaffi‘hu fiyy" (¡Oh Allah, acepta su intercesión por mí!) Se supo entonces que hizo de su intercesor, y por el hecho de que le dijo: Si quieres ten paciencia o bien, si quieres, imploro por ti. Le respondió: "Invoca a Allah por mí" Eso indica que el ciego pidió al Profeta que invocara a Allah para él, y el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- le ordenó rezar e invocar por él mismo, añadiendo estas palabras: "Allahumma shaffi‘hu fiyy" (¡Oh Allah, acepta su intercesión por mí!) . Por eso, no se puede interpretar la invocación: Te pido y me dirijo a Ti con Tu Profeta Muhammad por otra manera que: "Por su invocación y su intercesión", tal cual como dijo ‘Umar en otra ocasión : "¡Oh Señor! En tiempos de sequía Te suplicábamos valiéndonos de Tu Profeta y nos atendías haciendo caer la lluvia" .Los dos Hadithes tienen el mismo sentido: Que el Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- le enseñó a un hombre a suplicar a Allah valiéndose de Su Mensajero, estando vivo, al igual que cuando `Umar mencionó que suplicaban a Allah por el Profeta durante la sequía. Luego, después de su muerte, suplicaban a Allah valiéndose de otro en su lugar. Si el hecho de suplicar (a Allah) valiéndose del Profeta en vida fuera igual al mismo que después de su muerte, y que el suplicante por el cual el Mensajero invoca igual a quien no gozó de esa ventaja, los Compañeros del Profeta nunca hubieran renunciado a invocar valiéndose del Profeta, aun después de su muerte, y así recurrir a otro, siendo que él es el mejor de las criaturas y el más próximo a Allah, y puesto que no habría tampoco alguien similar a él. ( Número del tomo 1; Página 530) Recapacitemos; si el ciego hubiese nombrado al Profeta en su súplica sin que éste intercediera por él, el resto de los ciegos de entre los Compañeros o por lo menos algunos entre ellos hubiesen hecho tal como hizo este ciego; Sin embargo abandonaron esa práctica por otra, teniendo en cuenta que ellos fueron los primeros hombres del Islam, los primeros emigrantes y los Ansar (medinieses), así como quienes les siguieron su ejemplo en la rectitud. Fueron los que mejor conocían a Allah y a Su Mensajero y los derechos que ellos tienen sobre nosotros; fueron los que mejor conocían de la Shariʻah, lo lícito e ilícito, lo útil y lo inútil de entre las súplicas; y sabiendo ésto, se añade que pasaron tiempos muy difíciles en los cuales se vieron en mucha necesidad de utilizar todos los medios posibles para que se disipara la dificultad, la sequía y cayera la lluvia. Esto demuestra que lo que hicieron es lo lícito, y lo que renunciaron a hacer es ilícito. Es por eso que en los libros de Shariʻah, los juristas se limitaron a mencionar lo que hicieron, en cuanto al hecho de suplicar por lluvia, y no lo que dejaron de hacer. Eso indica claramente que "valerse del Profeta" en cuanto a súplicas se refiere y cuando estaba vivo, significa pedirle que él mismo invoque o interceda por ellos, lo que es obviamente legítimo en la Sharí'ah. Es por eso que los musulmanes de aquel entonces solían pedir al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- que invocara por ellos en vida, pero después de su muerte, ya nadie de ellos le pedía la intercesión ante su tumba, ni de ninguna otra manera, ni tampoco lo hicieron ante la tumba de nadie; como hoy en día lo hace mucha gente ante las tumbas de las personas piadosas pidiendoles e implorándoles a los muertos cualquier cosa o jurando por ellos ante Allah, y otras cosas similares. ¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: