La metodología seguida por el Comité y la forma de ordenar las fatwas

Página en blanco


Introducción Alabado sea Allah, el Único, y que su paz y sus bendiciones sean con el Mensajero de Allah, su Familia y sus Compañeros. Nos complace comunicarles que ya ha sido terminada la primera parte de las fatwas del Comité Permanente de Investigaciones Científicas y Emisión de Fatwas, titulada ‟El Credo y la Exégesis”. Agradecemos a Allah por facilitarnos esa misión, y ahora, empezamos a editar la segunda parte, titulada ‟La Jurisprudencia Islámica”. Además, la parte de (La Purificación Ritual), actualmente ofrecida a los lectores, ha sido revisada por su Eminencia el shayj ‘Abd Al-‘Aziz ibn ‘Abdullah ibn Baz y su Eminencia el shayj ‘Abd Al-Raziq ‘Afifi, que Allah tenga misericordia de ambos, y su Eminencia el shayj ‘Abdullah ibn ‘Abd Al-Rahman ibn Ghadyan. ¡Qué Allah facilite a todos la lectura de esa parte! Me complace recordar al lector la metodología seguida por el Comité, a la que me he referido en la introducción. Esta metodología consiste en optar por la opinión apoyada por pruebas sin limitarse a una escuela de jurisprudencia específica u opinión de un ulema particular. En este sentido, cabe señalar que pocos los que admiten sentencias basándose en pruebas, y que muchos ulemas de las escuelas de la jurisprudencia islámica intentan interpretar los argumentos legales de acuerdo con la opinión de la escuela a la que pertenecen. ( Número del tomo 5; Página 6) El Comité ha explicado esta metodología al responder a la tercera pregunta de la fatwa Nº 9580 cuyo texto es como sigue: ‟Para responder a las fatwas que recibe, el Comité ofrece una fatwa basada en los argumentos legales considerables para el mismo, sea de acuerdo con las cuatro escuelas de la jurisprudencia islámica o con una de las mismas sin limitarse a una escuela en particular”. No hay duda de que nuestro deber es mostrar la verdad, dado que ésta es la que se basa en las pruebas obtenidas del Sagrado Corán, la Sunna y la analogía correcta. ( Número del tomo 5; Página 7) Con respecto al orden seguido para organizar las fatwas, como se ha indicado anteriormente, hemos aplicado el orden seguido en el libro titulado ‟Mujtasar al-muqni‘", aunque esto fue de una forma general, porque el orden según el que aparecen las fatwas es diferente al del libro, o sea, las fatwas son respuestas a preguntas, y una sola pregunta puede incluir varias interrogaciones cuyas respuestas aparecen fragmentadas, y por tanto, resulta difícil recogerlas con sus símiles. Por eso, las fatwas de este tipo están mencionadas en el primer lugar apropiado para ello. Además, es posible encontrar alguna fatwa repetida en más de un lugar en caso de que reúna más de un tema, como, por ejemplo, la purificación y la oración, la pureza y el ayuno, etc. Se observa que la mayoría de los libros de jurisprudencia islámica ve más apropiado incluir el tema de usar anillos de oro, por ejemplo, en el capítulo dedicado a ‟Los recipientes”. Sin embargo, ha sido acordado incluirlo en el capítulo que aborda "El adorno", en vista del objetivo de utilizar esta materia. Asimismo, pueden encontrarse varios temas recogidos en el mismo capítulo por la presencia de un vínculo común entre ellos, algo que tiene como objetivo facilitar la misión de consulta por parte del investigador. Un ejemplo de este método es el tema del pelo, ya que ha sido reunida toda la información relacionada con el mismo, entre las que destacan los veredictos sobre afeitar, teñir, depilar, alargar los mechones del cabello, entre otras cuestiones relativas a la naturaleza innata, aunque haya sido más conveniente incluir algunos de dichos veredictos en el capítulo dedicado al adorno, pero se ha observado que dichas cosas tienen en común el hecho de cambiar la naturaleza del pelo. No cabe la menor duda de que los puntos de vistas se varían con respecto al orden seguido. De ahí, es completamente normal encontrar tales diferencias en los métodos de tratamiento del mismo tema de un libro a otro. Lo más importante es terminar el material y publicarlo para beneficiar a los demás y alcanzar fácilmente la finalidad deseada. ¡Que Allah nos ayude a todos en el cumplimiento del buen trabajo, premie y conceda la mejor recompensa a quienes han ofrecido sus fatwas y han contribuido a recopilarlas, difundirlas y beneficiar de su lectura a quienes las hayan leído! ¡Allah es el Todo Generoso! ¡Alabado sea Allah! es nuestra última súplica para agradecer a nuestro Creador. ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros! Ahmad ibn ‘Abd Al-Razzaq Al-Duwaysh

Relacionado: