La guía del Profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en dar el sermón del viernes

Pregunta: ¿Cuáles son las prácticas habituales del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- sobre el sermón del viernes?


( Número del tomo 7; Página 111) Respuesta: Después de subir al púlpito para dar el sermón del viernes, el profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía dirigir la cara hacia la gente y le decía: "As-Salamu ´alaykum (la paz sea con vosotros)". Mientras daba el sermón, se le enrojecían los ojos, alzaba la voz y se enfadaba como si hubiera advertido un ejército que dijera que les atacaría por la mañana o por la noche. Después, decía: "La mejor palabra es la de Allah (el Corán) y la mejor guía es la de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Las peores cosas son las innovadas, toda innovación (en la religión) es un extravío". Solía ​​comenzar su sermón con alabanzas a Allah. En la mayoría de los casos se hacía un uso extensivo de las aleyas del Corán, alabar a Allah, darle las gracias por sus mercedes, bondades y atributos perfectos, explicar los principios del Islam, recordar a la gente del Paraíso, del Infierno y del Día del Juicio Final. También les ordenaba a los musulmanes temer a Allah -Exaltado sea-, aclarándoles las cosas que conducen a Su satisfacción y advirtiéndoles de las cosas que provocan Su ira. Él -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía abreviar el sermón, ya que se comprobó que dijo: Alargar la oración y abreviar el sermón es una señal del buen entendimiento del Imán de la religión. Así pues, alargad la oración y abreviad el sermón. Recopilado por Muslim en su Sahih. Cada vez que él observaba un error cometido por alguien, nunca mencionaba el nombre del pecador, sino que tan sólo utilizaba algunas expresiones generales como "¿Qué le pasa a algunas personas que dicen tal y tal?". En sus sermones, abordaba los temas necesarios y útiles para los oyentes. A veces, acortaba su sermón para considerar el interés de la gente. Sus sermones extraordinarios solían ser más largos que los regulares. A veces, durante las fiestas, daba sermones para las mujeres por separado, animándoles a dar caridades voluntarias y pedir el perdón a Allah.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!


Relacionado: