La exégesis de la sura del Hadid

Pregunta: Allah -Enaltecido sea- dice: Luego, a continuación de ellos, hicimos que vinieran Nuestros mensajeros e hicimos venir a Isa, el hijo de Maryam, al que le dimos el Inyil. Y pusimos en los corazones de los que le siguieron piedad, misericordia y el monacato, novedad que ellos instituyeron sin que se lo hubiéramos prescrito, buscando únicamente el beneplácito de Allah. Pero no lo cumplieron como debía ser cumplido. A los que de ellos creyeron les daremos su recompensa, pero son muchos los perdidos ¿Cuál es el significado de las bid`ah (innovación en la religión) mencionadas en la noble aleya y cuál es el veredicto legal de su cumplimiento? ¿Cuál es el veredicto del Islam acerca de una persona que obliga a sí misma a decir diariamente, por la mañana y por la noche, "astaghfiru Allah" (pido perdón a Allah) y "al-hamdu lilah" (las alabanzas son para Allah) cien veces, y a realizar las oraciones prescritas y, sin embargo, no lo cumple?


( Número del tomo 4; Página 323) Respuesta: Primero: El significado de la bid'ah (innovación en la religión) mencionada en esta aleya es el monacato, que consiste en dedicarse sólo a la adoración de Allah y aislarse de la gente, para buscar Su cercanía y conseguir Su satisfacción mediante la exageración en Su adoración, ya sea este aislamiento con quedarse en las montañas, iglesias, sinagogas, o ermitas, etc. Pero esta innovación en la religión no fue prescrita a los apóstoles de Jesús, por Allah; sino que ellos mismos son los que la innovaron consiguiendo el beneplácito de Allah, según sus propias pretensiones, como los innovadores en la religión de esta Ummah (Nación Islámica), llamados derviches. Pues innovaron muchas cosas en el Islam, como reunirse para recordar a Allah en filas o en círculos, tambleándose y dirigiéndose hacia la derecha y la izquierda, y de arriba hacia abajo, con voz alta, e incluso con gritos. También como la bid`ah en la religión de la celebración de la conmemoración del nacimiento del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- o de otro de los piadosos, esperando conseguir una buena recompensa de Allah -Enaltecido sea- por solemnizar a los Profetas y a las personas piadosas con estas celebraciones, entre otros muchos ejemplos que Allah no legisló a Sus siervos.Segundo: Aquellos que innovaron este monacato no lo cumplieron como debía ser cumplido, es decir, con el transcurso de los días su voluntad se fue debilitando y se volvieron negligentes en realizar sus innovaciones, buscando cercanía a Allah, según sus propias pretensiones. Por eso, Allah rechazó su innovación en la religión por no habérsela prescrito, por un lado, y por no cumplir con lo que se habían comprometido hacer, pretendiendo que era una busca de aproximación espiritual a Él -Glorificado y Altísimo sea-. Y si la hubieran dejado de hacer prohibiéndola y volviendo a la verdad, habrían conseguido una recompensa por Allah por ello. ( Número del tomo 4; Página 324) Tercero: Quien obliga a sí mismo a realizar una adoración lícita, pero no es prescrita, y lo hace con arreglo a la manera correcta que Allah legisló en cuanto al número y al tiempo, ya sea determinada o no, pues hará una buena obra. Además, esto no se considera una bid`ah en el Islam porque es legislada según evidencias y maneras concretas. Citamos, como ejemplo, a 'Abdullah ibn 'Amru ibn Al-'Aas -que Allah esté complacido con él- que se comprometió a realizar la oración de al-tahaggud (la oración supererogatoria que se realiza a altas horas de la noche) y hacer el ayuno en un día y romperlo en otro, hasta que se debilitó. Y cuando algunos le recomendaron aligerar su adoración, les dijo: "Nunca dejaré de hacer algo que lo realizaba durante la vida del Profeta". Entonces, quien cumple con lo que se compromete según lo que Allah prescribe, hará una buena obra, y quien aligera su adoración, por la debilidad que tiene, no habrá pecado alguno en esto. Pero quien lo deja de hacer por negligencia y lo toma por poca importancia, será haciendo algo no recomendable.En cuanto a hacer algo que no es legislado -como la celebración de cumpleaños, del comienzo de un año de hégira, de la conmemoración de walíes (personas piadosas), etc., o insistir en hacer algo permisible pero con otra forma no prescrita por Allah, entonces esto se considera una bid`ah repudiable, por contradecir la manera legislada de adoración, y hemos dado antes unos ejemplos en este particular, como recordar a Allah en voz alta en congregación, etc. Pues Allah no lo prescribió de tal manera, tampoco fue comprobado que el Profeta lo hizo, o lo enseñó a sus Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- ni ellos lo hicieron de tal forma. Y si hubiera tenido algún bien, habría sido prescrito por Allah y realizado por el Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y sus Compañeros. Entonces, se considera una bid`ah en la religión que debe ser abandonada, por no ser comprobada en evidencias auténticas. ( Número del tomo 4; Página 325) De ahí, nos queda claro que no está permitido a nadie imponer a sí mismo un número determinado de istighfar (pedir perdón a Allah) o tahmid (decir: las alabanzas son para Allah). Tampoco le es lícito dedicar un tiempo determinado en el cual recuerda a Allah, sino que debe insistir en recordar a Allah en cualquier tiempo y con el número que le parezca fácil, según las fórmulas aseguradas del Profeta, que no limitó el recuerdo a Allah a cien veces, ni por la mañana, ni por la noche. Pues quien deja de determinar el número y el tiempo del recuerdo, siguiendo al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en busca de la aproximación espiritual a Allah, tendrá una recompensa. En cuanto a los recuerdos cuyo tiempo, número y manera de hacer son determinados, se realizan como fueron comprobados.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: