La equivocación de quien cree en la obligación de imitar a los ulemas

Pregunta: He leído un libro escrito en nuestro idioma, en el cual el autor dice: La situación de los Imanes de las cuatro Escuelas Jurídicas (Abu Hanifa, Ahmad, Malik y Al-Shafi'i) para el Islam es la misma que la de Pablo con respecto a la religión cristiana. Él cree que ellos desvían a la gente de la verdad haciéndoles seguir a sus caprichos. Puesto que, a pesar de que hay evidencias transmitidas del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, ellos tienen sus propias opiniones. Además, dicho autor piensa que quien sigue e imita a dichos ulemas se considera incrédulo, porque pone en práctica sus juicios dejando a parte los dichos del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. ¿Cómo podemos responderle?


Respuesta: Las alabanzas son únicamente para Allah, la paz y las bendiciones sean sobre el Mensajero de Allah, su Familia y sus Compañeros: ( Número del tomo 5; Página 77) Primero: Los Imanes de las cuatro Escuelas Jurídicas -Abu Hanifa, Malik, Al-Shafi'i y Ahmad ibn Hanbal- son de los mejores ulemas y seguidores del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. También son gente del Igtihad (esfuerzo que emprenden para deducir un veredicto legal basado en el Corán o la Sunna), del razonamiento y deducción de los veredictos legales de sus detalladas evidencias. El dicho del ese autor, consistente en que ellos alejan a la gente de la verdad y que siguen a sus propios caprichos, es una flagrante mentira y calumnia. En este sentido, no es incrédulo quien les imita, porque está permitido para quien sea incapaz de deducir los juicios legales por sí mismo que imite y siga a una de las citadas Escuelas.Hemos emitido antes una fatwa acerca de las cuatro Escuelas Jurídicas cuyo texto es como sigue:(Los alfaquís que realizan el Igtihad son muchos, sobre todo durante los tres siglos a favor de los cuales atestiguó el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. De entre ellos cabe citar los más famosos: Abu Hanifa Al-Nu'man ibn Thabit, en Irak; Abu 'Abdullah Malik ibn Anas Al-Asbahi, en Medina; Abu 'Abdullah Muhammad ibn Idris Al-Shafi'i Al-Qurashi, ulema y motivo de orgullo para Quraysh; Abu 'Abdullah Ahmad ibn Muhammad ibn Hanbal Al-Shaybani, el Imam y modelo a seguir de la gente del hadiz, además de ser el alfaquí del pueblo de Irak en su tiempo. Los motivos de su fama son muchos, tales como: La difusión de sus escuelas en su país de origen o en donde viajaron, como es el caso de Abu Hanifa y Ahmad -que Allah tenga misericordia con ambos- en Irak, Malik en Medina, Al-Shafi'i en la Meca y en ( Número del tomo 5; Página 78) Egipto; las actividades que realizaron sus alumnos y quienes siguen sus metodologías; el esfuerzo que ellos mismos ejercían tanto en su patria como en los países adonde viajaron, como Muhammad ibn Al-Hasan Abu Yusuf en Irak, Ibn Al-Qasim Ashhab en Egipto, Sahnun en Marruecos, Al-Rabi' ibn Sulayman en Egipto y los alumnos del Imam Ahmad en Gran Siria y en Irak; y la adopción de algunos gobiernos de la escuela y de sus ulemas asignándoles en importantes puestos como los jueces, proporcionándoles muchos bienes tales como fincas, etc., y facilitándoles la fundación de escuelas. Ninguno de los ulemas antes mencionados se aferró a llamar a su escuela ni fanatizó a la misma, ni obligó a nadie que siguiera su escuela u otra cualquiera, sino que llamaban a la aplicación del Corán y de la Sunna, explicaban los textos religiosos formando sus bases y deduciendo sus ramas, y emitían fatwas para quienes les consultaban sin imponer sus opiniones a sus alumnos ni a los demás, puesto que condenaron a quien lo hacía. Además ordenan hacer caso omiso a sus opiniones si opusieran el texto de los hadices auténticos, inculso decían: "La validez de mi método depende de la autenticidad de los hadices". ( Número del tomo 5; Página 79) Nadie debe seguir cierta escuela, puesto que tiene que esforzarse para llegar a la verdad por sí mismo, si fuera capaz de hacerlo, pidiendo ayuda a Allah y consultando los valiosos materiales que nos habían dejado los primeros ulemas, por medio de los cuales nos habían facilitado el entendemiento y aplicación de los textos religiosos. Quien se siente incapaz de deducir los veredictos legales de los textos, por alguna dificultad que le encuentra, entonces debería consultar a los ulemas fiables por todos los juicios legales que le hicieran falta, porque Allah dice: preguntad a la gente del Recuerdo si vosotros no sabéis En este sentido, hay que elegir a los ulemas piadosos y conocidos por la ciencia y las buenas acciones.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: