Escribir las aleyas coránicas y colgarlas en las paredes

Pregunta: Una persona llamada ‘Abdullah Muhammad Baltu tiene muestras de tapices que se cuelgan en las paredes conteniendo aleyas coránicas y la imagen de la Mezquita del Profeta Muhammad, la Ka‘aba y la mezquita de Al-Aqsa (en Jerusalén) para atraer a la gente a ellos. Esto ocurre desde hace dos años y ahora se encuentra a menudo en las casas. Esta persona dice que la aduana ha confiscado dichos tapices de acuerdo a las instrucciones del supervisor religioso. ¡Gloria a Allah! ¿Por qué se permite la entrada de las imágenes obscenas que llenan los mercados y se prohíbe eso? Creo que esto se debe a la prevalencia de la corrupción y la distorsión de la realidad. Por lo tanto, ruego que ustedes examinen esas pruebas y emitan una fatwa al respecto. Que Allah les proteja.


( Número del tomo 4; Página 47) Respuesta: primero: Allah -Altísimo sea- ha revelado el Corán como amonestación y cura para los corazones; también, como guía y misericordia para los creyentes, y para ser una prueba irrefutable sobre la gente, y una luz y perspicacia para quien Allah ha abierto su corazón a ello; de modo que lo recita, adora a Allah mediante él, lo contempla, aprende de él los veredictos de la fe, los actos de culto y los tratamientos islámicos y se adhiere al mismo en todos los asuntos. El Corán no ha sido revelado para ser colgado en las paredes como decoración, ni para ser utilizado como amuletos que se cuelgan en las casas, en las tiendas comerciales, etc. como protección contra los incendios, los ladrones y similares creencias erróneas de la gente común, especialmente aquellos que siguen las innovaciones en la religión, que son muchos ahora. Por lo tanto, si una persona utiliza el Corán para el fin por el cual ha sido revelado, entonces sigue la clara evidencia de su Señor, la guía y la perspicacia. En cambio, si una persona escribe sus aleyas en tapices, por ejemplo, para ser colgados en las paredes como decoración o amuletos para proteger el hogar, los muebles y las demás propriedades, usando para ello el Corán, una aleya o una sura, se habrá desviado del camino recto, siguiendo un camino equivocado. Por otro lado, habrá introducido innovaciones en la religión, que ni Allah ni su Mensajero -la paz y las bendiciones sean con él- han permitido, a nivel de palabras o acciones. Tampoco esto fue practicado por los Califas Ejemplares, ni el resto de los Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- y ni siquiera por los Imames de la guía durante los tres primeros siglos -del Islam- que el Profeta -la paz y las bendiciones sean con él- describió como los mejores de todos los siglos. Sin embargo, los dueños de tales tapices han sometido las aleyas coránicas o sus suras a la humillación, al mudarse de su casa a otra acumulándolos entre otros muebles, o al tirándolos a la basura si llegan a estar desgastados. Todo esto no está permitido. El musulmán debe preservar el Corán y sus aleyas, y salvaguardar su estado sagrado, sin someterlo a cualquier posible profanación.Segundo: el Comité ha examinado los tres tapices y ha encontrado que en uno de ellos está escrita la Basmalah (Bism-Illah Al-Rahman Al-Rahim), la aleyas: vuelve tu rostro hacia la Mezquita Inviolable ( Número del tomo 4; Página 48) y la aleya: ¡Señor! Muéveme a agradecerte la merced con la que me has favorecido a mí al igual que a mis padres, y a que actúe con una rectitud que sea de Tu beneplácito, e inclúyeme en Tu misericordia, entre Tus siervos justos También, incluye la imagen de la Ka‘aba e imágenes de hombres y mujeres circunvalando. El segundo tapiz lleva: la Basmalah, la sura de Al-Fatihah, una súplica, el nombre de Allah, el nombre de Muhammad -la paz y las bendiciones sean con él- y los Nombres de los Califas Ejemplares -que Allah esté complacido con ellos- frente al Nombre de Allah, además de la imagen de la Mezquita Al-Aqsa.Basándose en lo mencionado en el N˚1, no está permitido colgar los tapices en las casas, las escuelas, los clubes, las tiendas y lo parecido, como decoración o para pedir la bendición, por ejemplo por las siguientes razones:a) Usar el Corán para fines distintos a aquellos para los cuales fue revelado; es decir: la guía, la buena instrucción, adorar a Allah mediante su recitación, etc.b) Contradecir el proceso del Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- y sus Califas Ejemplares -que Allah esté complacido con ellos-; ya que ciertamente no solían hacerlo, todo el bien está en seguir su camino y evitar las innovaciones.c) Eliminar las motivaciones del politeísmo, acabando con todos sus medios, como el uso de amuletos y talismanes aunque incluyan algo del Corán, debido a la generalidad de la prohibición contenida en el Hadîz sobre el uso de los amuletos. Sin duda, colgar dichos tapices y lo similar, puede llevar a tomarlos como amuletos ( Número del tomo 4; Página 49)  para proteger el lugar donde se cuelgan, como lo demuestra el comportamiento real de las personas. d) Utilizar el Corán para promover la venta de estos tapices y sacar el máximo beneficio posible de ellos. Pues, prácticamente no tienen valor, pero cuando se escribe algo del Corán en ellos, su precio aumenta. Por cierto, el Corán no ha sido revelado para ser tomado como medio para promover las ventas y el aumento de los precios. Así que se debe tener muy por encima de tales propósitos.e) Exponer las aleyas y las suras del Corán a la humillación y el daño en caso de ser trasladas de una casa a otra, puesto que se echan con los diferentes muebles acumulados de la casa, o cuando están gastados; de modo que estos tapices que llevan el Corán se tiran a lugares inadecuados.En general, es más seguro para el musulmán, ya sea con respecto a sus creencias religiosas o veredictos, bloquear los medios que llevan al mal y seguir a los Imames de la guía de las primeras generaciones, que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- describió como las mejores generaciones. Esto es seguramente mejor que inventar las innovaciones cuyas malas consecuencias no se pueden medir.Tercero: no está permitido atraer a la gente al bien mediante las innovaciones que conducen al politeísmo, y exponer el Corán a humillación. Ciertamente, utilizar tapices que contienen Corán y colgarlos en las paredes, es un medio para promover el comercio y aumentar su precio. Una persona que llama al bien, tiene otros medios legales y exitosos para utilizarlos en dicha propagación. ( Número del tomo 4; Página 50)  Cuarto: la abundancia de tales tapices, su difusión hace largo tiempo y su existencia en las casas de muchas personas y en los mercados, indica la debilidad de la fe y la indiferencia hacia cometer lo reprobable o la ignorancia con respecto a ello. El hecho de que sean abundantes no justifica la permisión de tomarlos; ya que los innovadores son muchos, y los defensores de la innovación son aún más. Más bien, tomar estos tapices es un acto reprobable que los eruditos musulmanes deben cooperar para negarlo y acabar con su importación y uso. En cuanto al supervisor religioso que fue encargado de confiscar tales tapices; hizo solamente su trabajo, que Allah le recompense por su esfuerzo. Él es un buen ejemplo para los demás en cuanto a rechazar lo reprobable de acuerdo con su conocimiento y capacidad. Digno de mencionar que su obra no es una persona que extiende la corrupción y la maldad, sino que hizo un favor a la Ummah (Nación Islámica) por el cual se debe agradecer, cumpliendo con el deber que se le encargó según los veredictos de la Shari'ah (Legislación Islámica) y las correctas instrucciones de sus responsables.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad,su familia y sus compañeros!

Relacionado: