El veredicto legal de quien practica la bid`ah de siempre recitar Corán sobre el difunto antes y después de enterrarlo, y degolla un cordero para agas

Pregunta 1: ¿Cuál es el veredicto legal de quien practica constantemente la bid`ah de siempre recitar el Corán sobre el difunto, antes y después del entierro, de degollar un cordero a fin de agasajar a los que asisten al cortejo fúnebre, de recitar las imploraciones de los Qadiríes, como por ejemplo: "Que por la nobleza de Ahmad se nos facilite nuestro deseo", poner un incensario en sus reuniones, seguir los cortejos fúnebres realizando el tahlil (decir "la ilaha il-la Allah") y permanecer ante la tumba para dictar al difunto el Testimonio de Fe.Entre los ulemas hay quienes dicen que éstos son infieles por contradecir el mandamiento del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- de no incurrir en bid`ah; pero por otro lado hay quienes dicen que son musulmanes pero desobedientes.


Respuesta 1: La bid`ah no está en el mismo nivel de maldad o herejía, siendo que algunas pueden llegar a la incredulidad, mientras que otras representan desobediencia. Así que, recitar Corán sobre el difunto antes y después del entierro, degollar un cordero a fin de agasajar a los que asisten al cortejo fúnebre, seguir al féretro pronunciando grupalmente el tahlil, dirigirse al muerto para que dé el Testimonio de Fe, reunirse para suplicar en grupo y poner un incensario en el medio... todos éstos actos son invenciones sin fundamento. Ningún dicho, hecho o afirmación por parte del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, ni de sus Compañeros -que Allah se complazca de ellos-, ni de los rectos predecesores justifica dichas innovaciones; razón por la cual estos actos son considerados desobediencia, e insistir en realizarlos los convierte en un pecado capital, pero no en incredulidad; a excepción de quien insiste en realizarlos a sabiendas de lo que hace, con el objetivo de imitar la Shari‘ah de Allah -Exaltado sea- y legislar por su parte, engañando a la gente y desviándola del Sendero Recto, en este caso se le considerará un incrédulo, ya que pretende legislar algo que Allah no lo ha autorizado. En cuanto a implorar y pedir auxilio a los difuntos, tal como usualmente lo hacen con ‘Abd Al-Qadir Al-Gilani y Ahmad Al-Tigani, entre otros, para conseguir algún beneficio o protegerse de algún mal, o para aliviar una desgracia, etcétera, se considera una incredulidad, tal como aquella de la época pre-islámica a la cual el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- fue enviado para llamar al Monoteísmo Islámico, y por la que luchó y combatió en contra de quienes de ellos insistieron en ella. Allah -Altísimo sea- dice, después de haberse descrito a Si mismo con los Atributos del Señorío: Ese es Allah, vuestro Señor, a Él Le pertenece la soberanía, mientras que los que invocáis aparte de Él no poseen ni la piel de un hueso de dátil(13)Si los llamáis, no oirán vuestra llamada y aunque pudieran oírla no os responderían. El Día del Levantamiento renegarán de que los hubierais invocado (asociándolos con Allah). Nadie como Uno que conoce hasta lo más recóndito podrá informarte. ( Número del tomo 2; Página 461) Algunas innovaciones pueden ser caminos que conducen al politeísmo, como aquel dicho de algunos sufíes: "Pedimos por la nobleza de Ahmad que se nos facilite alcanzar nuestro deseo", o como circunvalar alrededor de los mausoleos buscando aproximarse a Allah -siendo que si lo hacen con el objetivo de buscar la proximidad al hombre piadoso enterrado incurrirían en el politeísmo capital-, y algo similar se dice respecto a viajar con el sólo motivo de visitar las tumbas de los santos u hombres piadosos.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!


Relacionado: