El veredicto legal acerca de las súplicas por el muerto antes de llevar su cadáver, después de la oración fúnebre y tras enterrarlo

Pregunta 2: En el entierro, cuando una persona muere, se debe esforzar en realizar ghusl (purificación ritual mayor) del muerto, con sumo cuidado, y antes de llevar el cadáver a la tumba, la gente pronuncia súplicas para el muerto. La oración fúnebre tiene lugar ante la tumba, donde la gente suplica otra vez para el muerto después de la oración fúnebre, y se entierra el cadáver. Cuando la tumba se cubre completamente con el polvo y se rocía agua sobre ella; se recita un sura del Noble Corán allí. Después la gente suplica para el muerto por tercera vez.


Respuesta 2: No hay problema en suplicar para el muerto al realizar ghusl de su cadáver, al amortajarlo etc.; porque la súplica beneficia al muerto. Pero, si lo hace en congregación o con la elevación de las manos, se considera bid'ah, pues estos actos no tienen evidencia alguna en la shari'ah, según lo que sabemos. En cuanto a suplicar para el muerto después del entierro, sean por parte de los individuos o de la congregación; está permitido hacerlo según lo comprobado del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- que cuando terminaba el entierro de un muerto, se ponía de pie y dijo: Implrar perdón por vuestro hermano y suplicad para que tenga firmeza para contestar a las preguntas de los Ángeles, pues ahora está interrogado ¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: