El tocar y la recitación del Corán por una mujer menstruante

Pregunta: Les pedimos a ustedes una fatwa sobre que una mujer menstruante toque o recite el Corán, y entre en la mezquita, ¿acaso le está permitido sentarse en ella?


Respuesta: Primero, la mayoría de los ulemas están de acuerdo sobre prohibirle a la mujer menstruante tocar un ejemplar del Corán, porque Allah -Altísimo sea- dice: que no tocan sino los purificados Y el Profeta -la paz y las bendiciones sean con él- dijo en el libro de ‘Amru ibn Hazm: No puede tocar el Corán más que el purificado En cuanto a la recitación del Corán por la mujer menstruante y parturienta sin que toque un ejemplar del mismo, está permitido, según la opinión más correcta de los ulemas, porque no se comprobó que el profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- lo prohibiera.Segundo, no les está permitido a la mujer menstruante o una persona que esté en estado de impureza mayor sentarse ni quedarse en la mezquita, según la mayoría de los juristas, por lo que dijo ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella-: El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- vino y vio que las puertas de las casas de sus compañeros estaban abiertas frente a la mezquita. Entonces, dijo: "Desviad las entradas de estas casas de la mezquita". Luego, el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- entró, pero la gente no hizo nada, con la esperanza de que les concederara un permiso al respecto. El Profeta salió a donde ellos se encontraban y les dijo: "Desviad las entradas de estas casas de la mezquita, porque no permito que entre en la mezquita ninguna mujer menstruante así como ninguna otra persona en estado de impureza mayor" Recopilado por Abu Dawud. ( Número del tomo 4; Página 110) Este Hadîz es general en lo que se refiere a la prohibición de sentarse en la mezquita o pasar atravesándola por la mujer menstruante y la persona que está en estado de impureza mayor, pero Allah -Altísimo sea- lo determinó en la aleya: ¡Vosotros que creéis! No os acerquéis al salat ebrios, hasta que sepáis lo que decís; ni impuros -salvo que estéis de paso- hasta que os lavéis Ya que esta aleya se explica como sigue: Oh creyentes, no os acerquéis a los lugares en los que se realizan las oraciones, las mezquitas, estando borrachos hasta que se vaya el efecto de la embriaguez y os purifiquéis, si estáis en estado de impureza mayor, a menos que entréis a las mezquitas sólo para pasar y atravesar, pues, en este caso, no hay nada malo en ello. Asimismo, la mujer menstruante tiene el mismo veredicto legal que la persona que está en estado de impureza mayor, pues la excepción está indicada por lo transmitido por Sa‘id ibn Mansur en su Sunan, de conformidad con Gabir Ibn ‘Abdullah -que Allah esté complacido con él-: Uno de nosotros pasaba atravesando la mezquita mientras estaba en estado de impureza mayor Y lo relatado por Ibn Al-Mundhir, según Zayd Ibn Aslam, quien dijo que los Compañeros del Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- andaban en la mezquita mientras se encontraban en estado de impureza mayor.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: