El que legaliza lo prohibido y prohíbe lo lícito

Pregunta: Una discordia ocurrió entre nuestros hermanos musulmanes en Turquía respecto a este Hadith: "el que legaliza lo prohibido o prohíbe lo lícito se ha vuelto incrédulo." ¿Acaso se considera el que legaliza lo prohibido y prohíbe lo lícito de los incrédulos o de los pecadores? ¿Qué quiere decir: "cometió un acto de incredulidad " en el Hadith? ¿Esta frase sería igual al calificativo "incrédulo"? Les rogamos que nos den una respuesta persuasiva, suficiente y convincente sobre este Hadith.


Respuesta: Primero: No conocemos ningún origen respecto a este Hadith y no conocemos a ninguno de los ulemas conocidos que lo haya narrado, con una cadena de narradores auténtica ni débil. Por consiguiente, no podemos referirnos a este Hadith. ( Número del tomo 2; Página 29) Segundo: si un musulmán contradice un veredicto aprobado según un texto explícito del Corán y de la Sunna que no requiere interpretación ni esfuerzo de comprensión, o si contradice un consenso unánime establecido, se le explica correctamente el veredicto. Si lo acepta, Agradecido sea Allah, y si niega la explicación y el argumento y persiste en cambiar la Ley de Allah, se considera incrédulo y se le trata como apóstata del Islam. Un ejemplo de ello: el que niega las cinco oraciones o una de ellas o la obligación del ayuno, el azaque, la peregrinación o interpreta lo que ha sido probado por el Corán y la Sunna y no toma en cuenta el consenso unánime de la Ummah (Nación islámica). Pero si contradice un veredicto establecido por una prueba en la que hay una divergencia o que es susceptible de ser interpretada de varios modos o a través de varios veredictos opuestos, en este caso, su divergencia está vinculada a Al-Igtihad (Esfuerzo en deducir conclusiones de los textos de la Shari‘ah en base de un conocimiento sólido) y su autor no se considera incrédulo, sino es excusado por su error y es recompensado por su esfuerzo de comprensión; mientras que el que lo juzgo correctamente, será doblemente recompensado: una por su esfuerzo de comprensión y otra por la exactitud de su veredicto. Un ejemplo de ello es el que niega la obligación de la lectura de Al-Fatiha para el que reza detrás de un imán, frente al otro que dice que esto es obligatorio, o el que diverge en el veredicto de la preparación de la comida por la familia de un difunto, reuniendo a la gente para comerla, diciendo que esto es recomendable o que esto es permisible o reprensible sin ser prohibido. En este caso, no está permitido declarar que el autor de estos actos es incrédulo, ni prohibir rezar detrás de él, contraerle lazos matrimoniales o comer los animales que sacrifica. Pero incumbe darle consejos y recordárselo a la luz de las pruebas legales, porque es un hermano musulmán que tiene los derechos de los musulmanes. La divergencia en este asunto está en un problema secundario sometido al esfuerzo de "Al-Igtihad". Casos semejantes existieron en la época de los Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- y los ulemas de los piadosos predecesores, y ninguno de ellos juzgaba al otro como incrédulo y no rompían los lazos entre ellos.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad,su familia y sus compañeros!

Relacionado: