El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él– está vivo en su tumba pero de un modo especial

Pregunta 1: Referente a la vida del Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él–: ¿Acaso el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él– [tras de su muerte] esta vivo en su tumba tras haber recuperado su alma de un modo mundano sensorial, o esta en el grado más alto del Paraíso con un modo especial de vida pero ya sin nada de obligaciones? Ya que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él– dijo cuando estuvo en la agonía de la muerte: “¡Oh Allah!, ¡Con el Altísimo Acompañante!” de manera que su cuerpo luminoso ahora está en su tumba sin alma, mientras que su alma está en el lugar más alto del Paraíso. Y que la unión entre su fragante cuerpo y alma será en el Día de la Resurrección como dice Allah -Altísimo sea-: Cuando las almas formen grupos


Respuesta 1: Nuestro Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él– está vivo en su tumba de un modo especial que le permite disfrutar lo que Allah -Enaltecido sea- le preparó en beneplácito por las obras bondadosas y grandiosas que realizó en su vida mundana, -las mejores bendiciones de su Señor para él- pero su alma no fue devuelta a su cuerpo para que estuviera vivo como estuvo en su vida mundana, ni tampoco su alma está en contacto con su cuerpo en su tumba de un modo que le haga vivo como lo estará en el Día de la Resurrección, sino que es una vida intermedia entre su vida mundana y la del mas allá. Y de esta forma se comprende que ya ha muerto como el resto de los Profetas y los demás creados, Allah -Enaltecido sea- dice: A ningún hombre anterior a ti le hemos dado la inmortalidad. Si tu has de morir, ¿Por qué iban a ser ellos inmortales? y dice: Todo cuanto en ella hay, es perecedero(26)Pero la faz de tu Señor, Dueño de Majestad y Honor, permanece ( Número del tomo 1; Página 471) y dice: Tú morirás y ellos morirán Aparte de otras aleyas que indican que Allah -Enaltecido sea- lo hizo morir, y por el hecho de que los Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- le realizaron una purificación ritual mayor, lo amortajaron, rezaron por él y lo enterraron. Ya que si hubiera estado vivo, no le habrían hecho lo que se hace con el resto de los difuntos. Y porque Fatimah -que Allah esté complacido con ella- pidió su parte de la herencia de su padre –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él– y eso fue por su creencia que ya había fallecido, y nadie de los Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- se opuso en contra de dicha creencia. Empero, le contestó Abu Bakr -que Allah esté complacido con él- diciendo: Los Profetas no dejan herencia [tras su muerte]. También por el hecho de que sus Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- se pusieron de acuerdo para escoger a un califa de entre los musulmanes que le sucediera, lo que se llevó a cabo finalmente jurando fidelidad a Abu Bakr -que Allah esté complacido con él-. Así que si hubiera permanecido vivo no habrían hecho eso. Entonces es un consenso de opinión unánime de su parte acerca de su muerte. Y como evidencia también está el hecho de que cuando las tribulaciones se incrementaron en tiempo de ‘Uthman y ‘Ali -que Allah esté complacido con ambos- no se dirigieron a su tumba para consultarlo o preguntarle acerca de la salvación de aquellos problemas y la forma de solucionarlos, no lo hicieron ni antes ni después de eso. Si hubiesen pensado que estaba vivo, no hubiesen dudado en realizar eso, estando en tan gran necesidad de quien les salvara de la aflicción que les tocó vivir. Y en cuanto a su alma, sí, está en el lugar más alto del Paraíso por ser el mejor de entre la gente. También Allah -Enaltecido sea- le otorgó Al-Wasilah [el grado de la proximimidad] lo cual es el rango más alto del Paraíso. ¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad,su familia y sus compañeros!

Relacionado: