Dejar de realizar la oración y el sermón del viernes por la expansión de actos inmorales

Pregunta: Algunos hermanos y yo decidimos ofrecer nuestros servicios en una de las mezquitas, donde pretendemos poner en práctica la Sunna del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y dar clases de religión y sermones de viernes. Un día, un hermano vino y me dijo que no quería dar sermones de viernes porque no soportaba las tentaciones que ve en las calles donde abundan mujeres que se adornan excesivamente, la inmoralidad y la ignorancia religiosa. Se preguntó cómo podía predicar a la gente cuando se enfrentaba con tales tentaciones. Otro hermano nos dijo que eso no tiene nada que ver con dar sermones y orientar a la gente, sino todo lo contrario, pues una persona puede ganarse una gran recompensa guiando a la gente, siempre que tenga la intención sincera ante Allah. ¿Esto es cierto? Por otra parte, el primer hermano insistió fuertemente en dejar de dar los sermones del viernes y los otros hermanos comenzaron a hacer lo mismo. Para que no se cierre la mezquita los viernes, buscamos la ayuda de otros hermanos que vienen de lugares lejanos.


Respuesta: En el Islam, establecer la oración del viernes, precedida por el sermón, es un acto obligatorio para los musulmanes en cada ciudad y pueblo y nada deshace esa obligatoriedad, ni siquiera los actos de injusticia o los actos de inmoralidad y pecados de las personas. Por el contrario, reunirse para realizar la oración del viernes y dar el sermón es un medio para acabar con la violación de la shari`ah (Ley Islámica), donde el Imán tiene la oportunidad de reformar la sociedad, aclarar las reglas, predicar y guiar a la gente hacia el bien que le beneficie tanto en la vida mundana y en la Última. ( Número del tomo 7; Página 107) ¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!


Relacionado: