¿Acaso hay otro fuera de Allah que puede relevar la aflicción y angustia e impedir las desgracias?

Pregunta: ¿Acaso hay otro fuera de Allah que pueda relevar la aflicción y angustia e impedir las desgracias? Esta pregunta general incluye otras diez preguntas, dado que una de las preguntas más frecuentes en las escuelas de jurisprudencia islámica es: ¿Acaso hay otro fuera de Allah que pueda relevar la aflicción? ( Número del tomo 1; Página 145) Aunque es una pregunta crucial, no encontramos una respuesta clara, de modo que seguimos preguntándonos cómo puede otra persona que Allah revelar las aflicciones. Esta pregunta tiene muchas formas, y se ha pedido a los ulemas que nos den una respuesta definitiva y clara. Por ejemplo, cuando Zayd sufre alguna aflicción o depresión, entonces pide a otro fuera de Allah que se la relieve.1) Si hay otro fuera de Allah que releva las aflicciones, ¿cómo podrá oír y responder a quien le invoca cuando hay una distancia -que sólo Allah la conoce- que le separa del invocador, sobre todo, si el invocado ya está muerto?2) Si suponemos que el invocado tiene la capacidad de oír a pesar de la distancia tan lejana, otra pregunta surge: ¿Acaso puede entender las lenguas de todas las personas que lo invocan, como el inglés, el alemán o cualquier otra lengua?3) Y si la respuesta es sí que entiende todas las lenguas de la gente de la vida mundanal, entonces hay otra pregunta: Si millones de personas que hablan varias lenguas y buscan la satisfacción de distintos anhelos, le invocan en el mismo momento, ¿podrá oírles y responderles al mismo tiempo, o acaso tiene que determinar un tiempo específico para contestar cada petición? 4) ¿Acaso esta persona que la gente está invocando puede tener sueño o no le toma somnolencia ni sueño? Si tiene sueño, entonces ¿debe la gente tener una lista de sus horas de descanso, o acaso es capaz de oír mientras está durmiendo? ( Número del tomo 1; Página 146) 5) En caso de las personas que no pueden hablar ni expresar sus anhelos, ¿acaso podrá contestar una súplica hecha con el corazón?6) La gente se expone a grandes y pequeños problemas desde la cuna hasta la tumba, y si Allah es Quien resuelve estos problemas, entonces no hay ninguna necesidad de recurrir a otro ser que Él. Sin embargo, si hubiera otro ser que Él que puede solucionar estos problemas, sería inútil recurrir a Allah.7) Si el otro ser no es capaz de solucionar todos los problemas, de modo que algunos se resuelven por Allah, y otros por el otro ser, la gente que busca satisfacer sus anhelos tendrá que hacer una lista con lo que puede ser solucionado por Allah y lo que puede ser solucionado por el otro ser para evitar exponer un problema a Allah que no es para Él y viceversa.8) ¿Acaso quien puede quitar el daño a la gente también tiene la capacidad de traerlo? Si sólo es capaz de quitarlo, entonces ¿quién es capaz de causarlo?9) En síntesis, si suponemos que Allah es Quien causa el daño y el otro ser es quien lo quita, entonces ¿qué pasa en caso de que Allah desee causar el daño y el otro quiere quitarlo y de que cada uno de ellos insiste en su actitud? ¿Y quién tendrá la palabra final?10) Si se quiere pedir perdón a alguien, ya sea una buena persona o mala, ¿a quién se puede suplicar? ( Número del tomo 1; Página 147)


Respuesta: Allah -Enaltecido sea- es el Único a Quien no le toma somnolencia ni sueño, y Él Solo es Quien oye las súplicas de quienes le invocan sea donde sea y en cualquier lengua que sea. Aún más, contesta las súplicas hechas con el corazón de personas sensatas o locas. Es el Único Quien puede perjudicar y beneficiar. Sin embargo, el bien y el mal causados por las criaturas son, en el fondo, causas normales autorizadas y facilitadas por Allah -Enaltecido sea- para que Sus creados puedan realizar con la voluntad de Allah y con las consecuencias arregladas por Él mismo. Por ejemplo, el médico diagnostica las enfermedades y prescribe la medicina con el apoyo de Allah, pero la cura viene sólo de Allah. Y el campesino ara la tierra, siembra las semillas y riega los cultivos también con el apoyo de Allah, quien se encarga de los resultados, como hacer brotar las cosechas y los árboles y madurar los frutos, entre otras consecuencias.1) Por lo tanto, no hay otro ser excepto Allah que quite la aflicción, aunque es posible que Allah convierta a alguien en una mera causa de ello, como en los ejemplos anteriores del médico y del campesino. Y Él es el Único que puede oír y contestar a quien le invoca de una distancia lejana. Los muertos, al contrario, nunca pueden oír la súplica de quien les invocan, e incluso si les oyeran, no contestarían. Allah -Enaltecido sea- dice: Ese es Allah, vuestro Señor, a Él Le pertenece la soberanía, mientras que los que invocáis aparte de Él no poseen ni la piel de un hueso de dátil(13)Si los llamáis, no oirán vuestra llamada y aunque pudieran oírla no os responderían. El Día del Levantamiento renegarán de que los hubierais invocado (asociándolos con Allah). Nadie como Uno que conoce hasta lo más recóndito podrá informarte. ( Número del tomo 1; Página 148) 2) Es Allah Solo Quien sabe todas las lenguas de las criaturas. Ningún otro ser es capaz de oír ni entender todo lo que dicen los invocadores para que, luego, les conteste.3) Y si suponemos que otro ser que Allah sabe todas las lenguas en el mundo -aunque es imposible-, no será capaz de oír a varias personas en el mismo momento, y mucho menos satisfacer sus anhelos en el mismo momento, dado que tendrán varias demandas y estarán en lugares lejanos.4) Ni el ser humano ni cualquier otro ser es capaz de oír y contestar a los invocadores en el mismo momento, porque es caracterizado por el olvido, la debilidad y el sueño. Y como las necesidades, preguntas y súplicas continúan sin cesar, nadie es capaz de contestarlas que Allah, el Viviente, Quien Se basta a Sí mismo y a Quien no le toma somnolencia ni sueño.5) Ninguno puede saber las necesidades implícitas y las exigencias de otros excepto Allah. Entonces, ¿cómo los otros seres fuera de Allah podrán contestar las súplicas de quienes invocan con el corazón, no con la lengua?6, 7, 8, 9 y 10) Ante todo lo expuesto anteriormente, es obvio que ninguno puede quitar el daño excepto Allah, así como ninguno puede beneficiar a nadie excepto Él. ( Número del tomo 1; Página 149)  Allah -Altísimo sea- dice: Y no invoques fuera de Allah aquello que ni te beneficia ni te perjudica, porque si lo hicieras, serías de los injustos(106)Y si Allah te toca con un daño, nadie, sino Él, te librará de ello.Y si te concede un bien... No hay quien pueda impedir Su favor. Él lo hace llegar a quien quiere de Sus siervos. Y Él es el Perdonador, el Compasivo ¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!

Relacionado: